Régimen filtra nuevo video de Luis Manuel Otero en hospital

El régimen cubano filtró nuevas imágenes de Luis Manuel Otero Alcántara. El líder del MSI aparece recorriendo espacios abiertos al interior del Hospital Calixto García, presuntamente junto al doctor Ifrán Martínez Gálvez
 

Reproduce este artículo

El régimen cubano circula este viernes 7 de mayo nuevas imágenes del joven artivista Luis Manuel Otero Alcántara. En un video publicado en Facebook por “La página de Mauro Torres”, una cuenta asociada a la Seguridad del Estado cubano, el líder del Movimiento San Isidro (MSI), aparece recorriendo espacios abiertos al interior del Hospital General "Calixto García" de La Habana, presuntamente junto al doctor Ifrán Martínez Gálvez, vicedirector quirúrgico.

"Los materiales que fueron filmados indistintamente en horas de la mañana, reafirma la atención médica que recibe Otero Alcántara, quien en días pasados reconoció la labor de los profesionales de la salud que lo atienden", refiere la publicación, donde se asegura además que las grabaciones comenzaron a circular esta mañana en grupos de Telegram. 

En las imágenes se observa a Otero Alcántara en ropa hospitalaria y con mascarilla sanitaria, casi todo el tiempo con las manos detrás de la espalda. La mayoría de los planos son tomados desde atrás y desde algunos metros de distancia en algunas ocasiones.

El video desató disímiles reacciones y comentarios. El usuario identificado como Siro Cuartel, refirió: “Mauro, si está tan saludable, ¿por qué no le dan el alta? Averíguame eso, por fa, tú que tienes contactos”.

Por su parte, Daniel Lugo, añadió: “Bueno, pues si ya está bien, déjenlo irse entonces. ¿Cuál es el misterio?  “Y por qué sigue hospitalizado, por qué no dejan que sus familiares y amigos lo visiten”, cuestionó, Elisa Pérez Docando.

El Movimiento San Isidro considera que su coordinador general “sigue secuestrado por la Seguridad del Estado”, y que hasta este viernes “permanece incomunicado en el Hospital Calixto García”.

Fuentes médicas que prefieren el anonimato por temor a represalias, aseguran a ADN Cuba que Otero se encuentra en el Servicio de Psiquiatría-Psicología del Hospital Universitario.

El científico cubano Ariel Ruiz Urquiola aseguró el 6 de mayo que a Luis Manuel Otero Alcántara lo tienen “esposado, atado a una camilla en el hospital Calixto García”. Según explicó el Doctor en Ciencias Biológicas a través de un video en vivo, la información fue confirmada por dos 'valiosos colaboradores', de los que protege su identidad por temor a represalias.

También Ruiz Urquiola señala que el artista está siendo hidratado por vía parenteral (atravesar una o más capas de la piel o de las membranas mucosas mediante una inyección) y en adición.

Las fuentes indican que tiene una sonda vía oral para obligarle a ingerir alimentos, ya que él se niega. “Es una violación fragante a los derechos humanos y los acuerdos de Malta”, añadió el biólogo.

"Antes de hacer juicios de valor hay que estar muy seguro del escenario. Hay que tener una gran dignidad para juzgar; porque si usted nunca ha estado bajo esas presiones no puede tomar partido por quien está ahora. Hay que sufrirlo y luego, si te queda algo de remordimiento, dignidad entonces tú podrías hacer un juicio de valor", dijo Ruiz Urquiola.

Videos de Otero: ¿Se puede creer la versión del régimen?

 

Después que muchos cubanos dentro y fuera de la Isla exigieran en redes sociales fe de vida de Luis Manuel Otero Alcántara, el régimen cubano difundió el domingo 2 de mayo imágenes del joven artivista, llegando al Hospital Calixto García  -según la versión oficial-. En la madrugada fue sacado arbitrariamente de su residencia en el barrio de San Isidro, luego de permanecer ocho días en huelga de hambre y sed.

La grabación donde se observa al líder del Movimiento San Isidro (MSI), bajarse de una ambulancia y entrar al hospital, fue publicada inicialmente en el perfil de Facebook de una usuaria identificada como Dora Álvarez. Luego fue transmitido en un reporte del noticiero de la televisión nacional. 

“Esto ocurrió en mi servicio de guardia. El famoso Otero Alcántara, quien dijo estar en huelga de hambre, se bajó de una ambulancia en horas de la mañana, y entró caminando como si nada. Lo estamos atendiendo sin dificultades. Él está bien. Podrá pensar diferente a muchos médicos que lo atienden, pero recibe el mejor de los tratamientos. Que grande eres Cuba”, se añadió en la descripción del video.

Las imágenes fueron rápidamente compartidas en varias páginas progubernamentales vinculadas a campañas de la Seguridad del Estado, como las cuentas La Ciberclaria y Mauro Torres; y en las de disímiles voceros del régimen.

Días después se generó otra polémica por otro video filtrado  por la Seguridad del Estado, que muestra al artista y activista en una sala del hospital adonde lo llevaron forzosamente.

Otero aparece junto al doctor Ifrán Martínez Gálvez, quien lleva su caso en la institución médica, de ser cierta la información brindada en él. Gálvez es especialista de 1er grado en Angiología y Cirugía Vascular, aunque estos datos y la procedencia del video no se han podido comprobar.

El artista, ingresado allí tras una semana en huelga de hambre y sed y luego de ser sacado por la fuerza de su casa, supuestamente agradeció la atención del personal médico:

“La atención del personal médico ha sido espectacular. Hay que saber diferenciar el oficio de médico a los demás oficios, como el de la Seguridad del Estado. Estamos super-conectados. Patria y Vida”, declaró el artista opositor, poco antes de terminar el video.

El director y guionista de televisión, productor musical y de espectáculos y escritor Eugenio “Yin” Pedraza Ginori, considera que, aunque el régimen pretende desacreditar la lucha del joven opositor, el video “retrata la humanidad de un hombre excepcional”.

El cubano residente en España, recordó que “Fidel Castro, por la vía de las armas, se montó en el poder. (…) un desequilibrado mental con un ego más grande que el Himalaya, prometió un futuro luminoso donde los cubanos tendríamos un nivel de vida como el de Suiza, viviríamos en un estado de derecho donde la justicia social prevalecería, donde más nunca un policía golpearía o torturaría a un detenido y disfrutaríamos de todas las libertades (…)”.