Régimen culpa a minería furtiva por incendios en Parque Nacional

El gran incendio en el Parque Nacional Alejandro de Humboldt –que desde que fuera detectado el 17 de abril y durante casi un mes, afectó 1 896 hectáreas–, fue resultado de la minería furtiva, según el Cuerpo de Guardabosques
Minería Furtiva en Parque Humboldt, Cuba
 

Reproduce este artículo

El gran incendio en el Parque Nacional Alejandro de Humboldt –que desde que fuera detectado el 17 de abril y durante casi un mes, afectó 1 896 hectáreas–, fue resultado de la minería furtiva, según el diario oficial Granma.

El periódico del Partido Comunista cita investigaciones del Cuerpo de Guardabosques de Cuba (CGC), basadas en “huellas encontradas en la zona, donde se inició” el siniestro, ubicada el reservorio natural que se extiende por las provincias cubanas Holguín y Guantánamo.

Raúl González, jefe del Departamento de Manejo del Fuego, del CGC, aseguró que a unos metros del río Yarey encontraron “refugios rústicos, latas con restos de alimentos, muestras de piedras, huellas de personas, movimientos de tierra, así como mechones artesanales que habrán sido usados como fuente de luz y de calor, los cuales se asociaron a la minería furtiva para la extracción de oro”.

Esto ha servido al régimen para volver sobre una campaña que busca mantener en sus bolsillos “cualquier pedacito de oro”, como dice un conocido pregón. Pocos días después de la información achacando a mineros furtivos la culpa del incendio, el Granma publica otro artículo sobre los “estragos” ocasionados por lo cubanos que buscan su sustento hurgando en la tierra y los ríos.

Según Juan Ruiz Quintana, director general de Minería, del Ministerio de Energía y Minas (Minem), desde el 2013 la “extracción ilegal de minerales” ha aumentado principalmente en las zonas centrales y orientales de la isla, donde hubo explotaciones de yacimientos de oro, coleras o donde existe oro aluvial.

Durante el 2020 y hasta el cierre del primer trimestre del 2021, el régimen lanzó inspecciones y operativos policiales. El funcionario gubernamental dijo al Granma que “se ha actuado” contra 115 personas naturales, vinculadas a la extracción ilegal de oro, fundamentalmente en las provincias de Guantánamo, Holguín y Las Tunas.

Ruiz Quintana, en declaraciones al medio oficialista, asegura que más allá de perjuicios económicos, el impacto principal está en las afectaciones al medio ambiente y sus recursos naturales: el suelo, los cuerpos de agua, la flora y fauna…

También, advirtió sobre la seguridad y la salud de los buscadores de oro, víctimas de “varios accidentes en el ejercicio de estas actividades, algunos fatales”.

 

¿Por qué son ilegales?

Para explotar yacimientos en Cuba, por ley se requiere una concesión que tramita la Oficina Nacional de Recursos Minerales (ONRM) y otorga el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros, o el titular del Minem, en dependencia del recurso del que se trate.

El Granma advierte que realizar minería ilegal “puede tipificar como delito y enfrentarse por la vía penal”. Maddyel Reyes de Armas, director general de la ONRM también dice que constituye una “contravención”, por la que sin llegar a acusar penalmente pueden imponerse multas y el decomiso de los minerales y herramientas utilizados para esta práctica.

Ruiz Quintana señaló que en Cuba recientemente se aprobó la minería artesanal para piedra, con destino a la construcción, arena y arcillas, pero no se incluyó otro tipo de explotación minera.

El funcionario reconoció que viene con retraso una norma jurídica que flexibilice el otorgamiento de la microlocalización a personas naturales para realizar actividad minera. Mientras, “reforzar el control en los territorios” es la única medida del régimen para intentar frenar la minería furtiva.

 

Represión y protesta de buscadores de oro

A finales de marzo, ADN Cuba reportó que varios cubanos protestaron en Baracoa, Guantánamo, por lo que califican como una severidad y extremismo de las fuerzas policiales y las autoridades contra las personas que buscaban oro en las minas del territorio para garantizarse el sustento.

En videos enviados a ADN Cuba se escucha a los manifestantes denunciar, ante las sedes municipales de la Fiscalía y el Partido Comunista, que las medidas tomadas contra los buscadores del precioso metal fueron excesivas, desproporcionadas e inhumanas ante la situación de escasez y crisis que vive el país.

Según relataron, a quienes buscaban oro les levantaron un acta de advertencia y les multaron con cuantías impagables por aquellos que no tienen ingresos formales o sólo tienen limitados. No contentos con eso los policías además los reprimieron violentamente, denunciaron, y a muchos de los que estaban en las minas les botaron alimentos en el río y les quitaron el dinero que tenían encima.

Por ello, los manifestantes exigían que se les quitara la multa impuesta por la PNR y se les devolvieran las pertenencias y los alimentos ocupados o botados. Para Giannis Paján Cobas, miembro del Buró Municipal del Partido Comunista en Baracoa y funcionario que atendió los reclamos, las quejas de los buscadores y sus familiares son comprensibles y merecen ser tramitadas.

Sin embargo, dijo a los manifestantes que fueran cuidadosos, porque “hay quien se aprovecha de cualquier situación de éstas y le da otra magnitud”.

“Lo que puede empezar y resolverse como una situación interna, pasa a verse como un tema de contrarrevolución”, advirtió Paján Cobas, y para demostrar su punto ejemplificó con la interpretación que el oficialismo quiere se dé a lo ocurrido el 27 de noviembre y el 27 de enero frente al Ministerio de Cultura.

De acuerdo con el ciudadano Eloidys Durán Pineda, el régimen emprendió una represión desmedida contra los buscadores de oro, entre los cuales estaba. En declaraciones publicada por la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), afirmó que él pudo escapar a tiempo, pero que hubo golpes, amenazas y tiros al aire en el desalojo de la zona, donde había entre 400 y 500 personas.

“No podemos seguir buscando oro. Nos lo han prohibido porque dicen que es patrimonio del Estado y que si seguimos nos multan”, dijo Durán sobre las advertencias de los represores y las autoridades, aunque reconoció que, a juzgar por lo ocurrido recientemente, si los agarran buscando oro no sólo los multan, sino que los sacan a la fuerza y los violentan.

A los que estaban les quitaron el dinero que tenían encima, les botaron los alimentos, los amenazaron con tiros al aire y los apuntaron, contó sobre lo ocurrido en días pasados, causa de las protestas en Baracoa. “Había boinas negras que amenazaron y maltrataron incluso a mujeres con niños”, agregó.

En sus declaraciones a la Unpacu, Durán explicó que busca oro porque no tiene otras posibilidades de ganarse el sustento y que, contrario a lo que muchos pudieran pensar, con esa actividad se gana poco.

“A veces estoy 10 días y no encuentro nada. A veces encuentro un pedacito con el que puedo alimentarme, pero no cubrir todas mis necesidades. Nadie se enriquece con eso”, comentó.