Reinado de Murillo en Tabacuba inicia con protesta de campesinos

Los cubanos solo pueden vender cosechas a Tabacuba, que procesa y exporta habanos y cigarros. Alegan amenazas de multas y de perder sus tierras cedidas en usufructo por el Estado
Fotomontaje de Marino Murillo y campesinos tabacaleros en Cuba
 

Reproduce este artículo

Campesinos tabacaleros protestan por las condiciones de trabajo y denuncian presiones del Grupo Empresarial de Tabaco de Cuba (Tabacuba), entidad gubernamental que dirige Marino Murillo, conocido como el “Zar de las reformas” por su papel en la “actualización del modelo” comunista de la isla y la “Tarea ordenamiento”.

Los tabacaleros alegan amenazas de multas y de perder sus tierras cedidas en usufructo por el Estado, si no cumplen con el plan de siembra para la actual campaña, informó Radio Televisión Martí.

“Es una gran estafa los precios actuales que se le pagan a los campesinos [por sembrar y cosechar tabaco]. En este momento, lo que están es rompiendo las casas de cura y vendiendo la tela para que la gente haga sábanas en medio de la crisis, y la gente está decepcionada, porque decenas de campesinos aquí que producen capa han quebrado, habiendo producido su mejor cosecha”, declaró Osmel Ramírez Álvarez, tabacalero de Mayarí, en la provincia de Holguín, al preiodista Tomás Cardoso.

“La campaña, este año, está muy comprometida por eso, porque el desencanto es inmenso”, añadió Ramírez, quien afirma que en su municipio están plantados los productores.

Los tabacaleros cubanos solo pueden vender sus cosechas a Tabacuba, cuyas empresas procesan, confeccionan y exportan habanos y cigarros a decenas de países. El consorcio dirigido por Murillo dio un plazo hasta el 31 de diciembre para que los campesinos concluyan la campaña de siembra.

En San Juan Y Martínez (Pinar del Río), Osmani Poveda Hernández dijo que “para el próximo mes de enero el gobierno les retirará la tierra a los campesinos, y hay muchos campesinos que van a entregar las tierras, porque el mismo gobierno no ofreció condiciones para cosechar el tabaco, y no se ha podido sembrar, hay un tremendo problema con eso”.

Toda la capa de tabaco que se cosecha en Bayamo, en la provincia de Granma, será exportada a China y los productores no quieren sembrar, afirmó el agricultor Emiliano González.

“La situación está bien complicada acá. De 15 cultivadores de tabaco tapado en esta zona, solamente dos están sembrando en la presente cosecha. Los insumos son muy caros, el agua, el combustible, los pesticidas, los abonos... y no es rentable como les están pagando el tabaco a los campesinos”, explicó.

Mientras que, en San Antonio de los Baños, de la occidental provincia de Artemisa, el usufructuario Daniel Alfaro Frías confirmó a Radio Televisión Martí que continúa el impago con los tabacaleros.

“Toda la ganancia es para el estado. Los trabajadores del tabaco no ven un dólar, les pagan con la moneda nacional, que no tiene valor ninguno. Las pocas cooperativas que están sembrando, lo están haciendo disgustadas y bajo presión de las autoridades, pero hay trabajadores que llevan hasta seis meses que no les pagan”, denunció.

Esteban Ajete Abascal, líder de la Liga de Campesinos Independientes de Cuba, advirtió sobre el conflicto entre los campesinos y la empresa estatal: “La situación con el combustible se sabe, la situación con los créditos se sabe, la situación del impago a los productores por la venta del tabaco se sabe... Entonces, ellos amenazan al campesino con quitarle las tierras; llega el momento en que los esclavos tienen que emanciparse”.

 

Murillo, de ideólogo de las reformas a “Zar del tabaco”

Marino Murillo es una de las figuras principales de la política económica del régimen y desde el 10 de noviembre trascendió que fue nombrado nuevo presidente de Tabacuba.

El Licenciado en Economía se ha desempeñado como vicepresidente del Consejo de Ministros y miembro del Consejo de Estado. Ocupó altos cargos como el de ministro de Economía y Planificación en dos períodos (2009-2011 y 2014-2016), vicepresidente del Gobierno y jefe de la Comisión Permanente para la Implementación de los Lineamientos del Partido Comunista.

“¡De desordenador a empresario millonario del tabaco en Cuba! ¡Qué indignación como se dirige este país! Este sabe demasiado de las familias privilegiadas como para no tratarlo así.
Favor entre la cúpula comunista”, comentó el usuario Jorge Fernández Fuentes, en la publicación realizada por Tabacuba en Facebook para anunciar su nuevo dirigente.

Dana Blanco señaló que “a este hombre le dan un nuevo cargo después de la dolarización informal que hizo en Cuba, por la cual hoy por hoy existe un nivel super alto de inflación, pero lo que importa es que responda a los intereses del Estado y no a los del pueblo”.

Marino Murillo fue el principal gestor y defensor público del llamado “ordenamiento” monetario en la isla, que inició en enero del 2021 con la eliminación de la moneda CUC.

A diez meses de implementada esta política, Murillo reconoció en los medios oficialistas que hay una inflación en el mercado informal del 6900%.

Explicó que los costos de la canasta de bienes y servicios de referencia casi duplican los números diseñados del régimen. Reconocieron, además, que la capacidad de compra se vio muy afectada con la reforma salarial, sobre todo para las familias de menos ingresos.