Con Otero y Osorbo en prisión, Díaz-Canel visita San Isidro

Con el rapero Maykel Osorbo, el líder del MSI Luis Manuel Otero y el reportero independiente Esteban Rodríguez encarcelados, Díaz-Canel escenifica encuentro en el barrio rebelde de San Isidro
Con Otero y Osorbo en prisión, Díaz-Canel visita San Isidro
 

Reproduce este artículo

Sin pueblo que los reciba y rodeados de escoltas y la prensa estatal, llegaron al barrio de San Isidro el presidente del régimen castrista, Miguel Díaz-Canel, y su Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz.

Es la misma zona empobrecida de La Habana cuyos habitantes impidieron el arresto arbitrario del rapero Maykel Osorbo el 4 de abril, el lugar donde se congregaron decenas de personas frente a la sede del disidente Movimiento San Isidro (MSI) para expresar con el lema “Díaz-Canel, singao” lo que pensaban del mandatario designado por Raúl Castro, y unos meses después de encarcelar arbitrariamente a Osorbo, al artista y líder del MSI Luis Manuel Otero y al reportero independiente Esteban Rodríguez, Díaz-Canel se sintió seguro de poder escenificar un encuentro en el barrio San Isidro.

Según la Presidencia, los jefes comunistas recorrieron, entre otros sitios, la escuela Primaria “Fabricio Ojeda”, el gimnasio de boxeo “Rafael Trejo”, y la “Ciudadela [solar] de calle Cuba # 824”, así como el Centro Audiovisual “Tomás G. Alea”, uno de los proyectos inaugurados a toda carrera tras la huelga de hambre de sed ocurrida en la sede del MSI.

La activista y reportera independiente Iliana Hernández, una de las acuarteladas de noviembre en San Isidro, dejó un comentario en un tuit celebratorio del espía Gerardo Hernández: “A pesar [de] que han estado maquillando el barrio, sigue estando en ruinas, ¿no salió ningún vecino a recibirlo? Porque solo veo a sus guardaespaldas junto a él”.

En las imágenes compartidas por la cuenta de la Presidencia en la misma red social, se observa el amplio dispositivo de seguridad desplegado, y a la escolta que avanza junto a los dirigentes castristas por las calles vacías, probablemente para evitar “sorpresas” como la que se llevó el Comandante Ramiro Valdés cuando quiso darse un “baño de pueblo” en Palma Soriano y lo recibieron con gritos de “asesino” y “no están matando de hambre”.

El diario Granma, organo oficial del Partido Comunista, reportó que, además de la caminata para ser fotografiados, los dirigentes de la dictadura se reunieron “durante unas tres horas” con “líderes de proyectos comunitarios, en el barrio de San Isidro”, en el espacio del Combinado Deportivo “Jesús Montané Oropesa”, preparado para la ocasión. Según el informe oficial, fueron convocados presidentes de Consejos Populares, delegados, religiosos, artistas, deportistas y otros.

Esta fuente asegura que Díaz-Canel les encomendó “trabajar con las comunidades, mostrándoles respeto, aprovechando el talento, la voluntad y compromiso, la espiritualidad...”

El Primer Ministro dijo en Twitter: “Hemos compartido en el barrio de San Isidro con varias decenas de emprendedores que expusieron sus proyectos comunitarios, demostrándose cuantas cosas se pueden hacer para transformar y desarrollar los barrios”.

 

Los líderes de San Isidro están presos

Tomó un levantamiento del barrio el 4 de abril, y que sus vecinos participaran en el estallido popular del 11 de julio contra la dictadura, para que la cúpula del régimen se asomara en San Isidro, aun fuertemente escoltada, a fin de borrar la imagen de los populares líderes disidentes.

Desde el 11J, el artista Luis Manuel Otero Alcántara está preso por intentar unirse a las manifestaciones pacíficas, después de varios meses de escalada represiva contra él y el MSI.

Desde la cárcel de máxima seguridad de Guanajay, Otero convocó este 11 de agosto a participar en el proyecto “Carta de Renuncia”, una acción que busca encuestar a los cubanos sobre “cómo debería responder el presidente Miguel Díaz-Canel”, explicó a ADN Cuba la curadora del proyecto, Claudia Genlui.


“A veces perdemos en Cuba la noción de que los dirigentes son funcionarios públicos y se deben al pueblo. Por lo tanto, los ciudadanos tienen derecho a exigir la renuncia del presidente. Pero sucede que en Cuba no hay conciencia cívica”, agregó Genlui.

El objetivo de este proyecto es poner a disposición de Miguel Díaz Canel un total de 10 cartas para que él elija una y renuncie a la presidencia de Cuba para facilitar/acelerar la transición de poder en la isla, co-creando un espacio de imaginación colectiva”, explica un anuncio publicado este miércoles en el Facebook de Otero.

Por otra parte, el rapero Maykel Osorbo fue detenido con violencia el día 18 de mayo. Desde entonces ni familiares ni allegados sabían de su situación, salvo que estaba siendo procesado por la presunta comisión de varios delitos asociados a la resistencia del 4 de abril contra la arbitrariedad policial.

Tras 14 días desaparecido, el pasado 31 de mayo se supo que Osorbo, uno de los intérpretes de la canción contestataria “Patria y Vida”, está encarcelado en la prisión “5 y Medio” de la provincia de Pinar del Río, a más de 160 kilómetros de su vivienda.

Esta semana, las organizaciones Pen International, Pen América, Freedom House, Freemuse y CADAL condenaron nuevamente el encarcelamiento del rapero, en un comunicado con el que instaron al mundo a intensificar los esfuerzos para proteger a Osorbo y otros defensores de los derechos humanos en Cuba.

De acuerdo con el documento, en los últimos tres años el régimen castrista ha cometido más de 120 actos represivos contra el integrante fundador del MSI, “en un intento de silenciarlo para que no exprese sus demandas de libertades y derechos fundamentales”.

Señalan que en su último arresto no se le ha garantizado el debido proceso, por lo que creen que Naciones Unidas debería investigar su caso.