Zuleidis Gómez dedica emotivo mensaje a Esteban Rodríguez, reportero y preso político

Resaltó las cualidades del joven reportero ciudadano y preso político, que se hizo muy seguido por la audiencia de ADN Cuba por su espacio “El Barrio Habla”, donde visibilizaba a personas vulnerables en las comunidades de La Habana
Zuleidis Gómez dedica emotivo mensaje a Esteban Rodríguez
 

Reproduce este artículo

Zuleidis Gómez Cepero, esposa del activista y reportero Esteban Rodríguez, dedicó un conmovedor mensaje al colaborador de ADN Cuba preso desde la manifestación pacífica del 30 de abril, en la calle Obispo de La Habana.

Gómez Cepero resaltó las cualidades del joven reportero ciudadano, que se hizo muy seguido por la audiencia de este medio por su espacio “El Barrio Habla”, donde visibilizaba a personas vulnerables en las comunidades de La Habana, y sus entrevistas a activistas pro democracia en Cuba.

La esposa de Esteban Rodríguez lo describe en un post Facebook, como un “hombre maravilloso el cual no tiene comparación con nadie ni nada”.

Dirigiéndose a Rodríguez, añadió: “eres ese amigo que nunca me falla, eres ese padre espectacular lleno amor, eres ese amigo con concepto y valores, ideales incorruptibles eres mi guerrero favorito, te amo y amaré de por vida”.

En su mensaje, que acompañó con una de las primeras fotografías de la pareja, dijo que cada llamada de Esteban Rodríguez desde la prisión donde lo tienen por motivos políticos, la “revive”.


“Pasan los años y sigo enamorada como si fuera el primer día”, concluyó su post Zuleidis Gómez Cepero, a quien el público también conoce por sus enfrentamientos con la policía política, cuando en su barrio querían cometer arbitrariedades con Rodríguez o contra algún activista por los derechos humanos.

 

Esteban Rodríguez está “fuerte” en la cárcel

“Yo estoy fuerte, firme porque sé que no he hecho nada, sólo defender lo que es justo y es mi derecho”, expresó Rodríguez el 28 de julio, en una llamada telefónica a Héctor Luis Valdés Cocho, reportero de ADN Cuba.

Por último, en la llamada a Valdés Cocho–amigo suyo–, Esteban Rodríguez le hizo un pedido especial: “Seguimos dando guerra. Tranquilo que yo estoy bien. No me dejes a Zuleidis sola, ni a las niñas. Yo confío en ti. Se te quiere”.

Rodríguez, detenido arbitrariamente por el régimen desde el pasado 30 de abril en la manifestación de la calle Obispo en La Habana, fue trasladado al piso Primero Sur, dentro de la prisión Combinado del Este.

 

Peligros para su salud en prisión

El activista y periodista ciudadano había permanecido varias semanas en el hospital de la prisión Combinado del Este, tras enfermar de COVID-19 a mediados de junio. El 10 de julio, Zuleidis Gómez Cepero informó a ADN Cuba que Rodríguez se encuentra mejor de salud.

“Fue una llamada rápida para decirme que había sido trasladado. Ya por lo menos no está solo, lo tenían en una celda aislado. Ahora está con otros reclusos, tiene posibilidad de teléfono. Está algo mejor”, confirmó Gómez Cepero.

Según testimonio de la esposa, durante los días en los que estuvo contagiado, Esteban Rodríguez “pasó mucho con las faltas de aire, perdió el olfato y el sentido del gusto. Ha bajado entre 30 y 40  libras, y la presión le está bajando bastante. Eso me preocupa mucho”, explicó entonces Gómez Cepero.

El 1 de julio anterior, la esposa reiteró que su presión arterial continúa baja y, además, tras dos meses de su detención, no hay fecha de juicio.

 

¿Por qué reprimen a Esteban Rodríguez?

Esteban Rodríguez está siendo procesado penalmente por los supuestos delitos de “desorden público” y “resistencia”. El Órgano de Enfrentamiento Especializado de Delitos contra la Seguridad del Estado, solicitó prisión provisional para él.

Además, desde el oficialismo emprendieron una campaña contra el periodista ciudadano, como supuesto autor intelectual de la protesta de abril, a pesar de que fue espontánea.

El único “delito” de Rodríguez fue participar en una manifestación pacífica el pasado 30 de abril, a favor de la libertad de la isla, y su derecho a ver al artista, Luis Manuel Otero Alcántara, quien se encontraba en huelga de hambre y sed.