Otero: más de 20 días sitiado, una semana de calabozo en calabozo

“Lo único que me dejaría dentro de mi casa es que se cumplan mis demandas. No voy a emigrar ni a claudicar en mi lucha por los derechos”, afirmó el coordinador del MSI
Artista y activista, Luis Manuel Otero Alcántara.
 

Reproduce este artículo

El artista y activista, Luis Manuel Otero Alcántara, lleva alrededor de 25 días sitiado por la policía política del régimen cubano. El coordinador del Movimiento San Isidro (MSI) ha pasado además esta última semana, arrestado arbitrariamente cada día por agentes de la Seguridad del Estado.

Cuando el joven artivista ha intentado pasar el cerco policial impuesto en los alrededores de su residencia en La Habana Vieja, para salir a exigir a los represores castristas la devolución de las obras que le fueron incautadas durante una invasión ilegal en su casa, ha sido detenido y llevado hacia diferentes mazmorras.

En un audio compartido este viernes 23 de abril en sus redes sociales, Otero Alcántara, refirió: “Hoy hace una semana que me tienen de calabozo en calabozo y hace más de 20 días me tienen sitiado sin ningún tipo de justificación legal”.

“Ayer me llevaron para el Cotorro [municipio habanero] y me metieron en una celda. La particularidad fue que me sacaron a las 4:00 a.m. Esto puede ser categorizado como tortura (…) cada día es más arbitrario lo que hacen. Quieren entrar en mi psiquis, en ese espacio de tranquilidad. (…) nunca me dan una respuesta de nada”, expresó.

Otero Alcántara, reafirmó que a pesar del incremento de la represión seguirá exigiendo sus derechos y demandas: “500 mil dólares por daños  a mis obras, que cese la persecución y el aparato policial-militar que tengo en las esquinas y una disculpa pública del líder de la dictadura Miguel Díaz-Canel”.

“Decirles que voy a seguir, voy a seguir, voy a seguir…Lo único que me dejaría dentro de mi casa es que se cumplan mis demandas. No voy a emigrar  ni a claudicar en mi lucha por los derechos”, aseveró.

Por su parte, la rapera e intérprete de jazz Yenisleydis Borroto Vega, conocida como AfrikReina, denunció en su perfil de Facebook que “Luis Manuel fue devuelto a San Isidro [barrio donde reside], a la condición de prisión domiciliaria impuesta e ilegal a la que ha sido sometido durante los últimos 24 días. Esta vez a las 4:43 de la mañana de hoy”.

“Cada día la policía política y el DSE [Departamento de la Seguridad del Estado], suman una hora más a su estancia en los calabozos, donde intentan encerrar su luz y su verdad... ¡CUBA es una sola y es de todxs!”, advirtió.

Castrismo destruye obras de Otero Alcántara tras allanar su vivienda

 

Luis Manuel Otero Alcántara comenzó el 16 de abril un performance para protestar contra el estado de sitio que mantiene la policía política sobre él. Estaría sentado en una máquina de ejecución colonial conocida como “garrote vil”, ocho horas diarias, por cinco jornadas.

El performance se extendería durante los “días en los que permanezco sitiado por el DSE. Convoco a las autoridades a qué accionen este torno y me ejecuten públicamente”, expresó Otero en sus redes sociales, a propósito del inicio de su intervención.

La obra denunciaba la ola de acoso y represión desatada por el régimen contra activistas, opositores y periodistas independientes, en el contexto del VIII Congreso del Partido Comunista (PCC), efectuado en La Habana entre el 16 y 19 de julio.

El nuevo proyecto del joven artista irritó a los represores castristas quienes una vez emplearon la violencia y las arbitrariedades para arremeter contra el líder del MSI. En un  video filmado desde una azotea en el barrio de San Isidro, se observa cómo agentes de la Seguridad del Estado vestidos de civil entran en casa de Luis Manuel Otero Alcántara, le apresan junto a la rapera Áfrika Reina y se apropian de las obras de su última serie.

Las obras son destruidas en el proceso de allanamiento, así se ve en las imágenes.

Al finalizar el video se ve cómo mientras intentaban realizar un acto de repudio, tres agentes agarran a un hombre sin identificar y también se lo llevan preso, a la fuerza, cargándolo completamente.