Lo peor del coronavirus en Cuba puede llegar en octubre, advierten científicos
El resurgimiento de focos de coronavirus en Cuba ha roto los planes de recuperación del régimen, que había asegurado tener controlada la pandemia. Lo peor está por llegar, advierten los científicos, si no se produce un cambio significativo en los próximos días
Cubanos con mascarillas en La Habana
 

El resurgimiento de focos de coronavirus en Cuba ha roto los planes de recuperación del régimen, que había asegurado tener controlada la pandemia. Lo peor está por llegar, advierten los científicos, si no se produce un cambio significativo en los próximos días.

A raíz de los rebrotes, el escenario más crítico previsto en los modelos de expertos que asesoran al gobierno de Miguel Díaz-Canel, podría ser más elevado que el pico ya ocurrido en abril y se pronostica para finales de octubre.

Hasta ahora, oficialmente se reconoce que el pico mayor de casos activos en Cuba fue de 847 contagios confirmados, el 25 de abril, y aunque luego se reportaron eventos de transmisión, la curva se mantuvo bastante plana, informaron en el programa gubernamental de televisión Mesa Redonda.

“Debemos insistir en que esta enfermedad tiene una capacidad muy grande de transmisión, pues no solo se propaga de persona a persona, sino también a través de las superficies”, dijo el Dr. C. Raúl Guinovart Díaz, decano de la Facultad de Matemática y Computación de la Universidad de La Habana y líder del esquipo que elabora los modelos matemáticos que pronostican el comportamiento de la COVID-19 en Cuba.

El científico reafirmó que hasta ahora las medidas más efectivas y económicas son el uso de mascarillas sanitarias, la desinfección de las manos y mantener el aislamiento físico, prevenciones difíciles de cumplir por una franja amplia de cubanos obligados a buscar en donde encuentren comida, la mayoría de las veces en colas multitudinarias.

Ginovart Díaz dijo que, con la llegada de la temporada estival, se incrementaron las relaciones interpersonales, provocando mayor contacto entre enfermos y sanos, y se llegó a la situación que tenemos hoy. Es válido aclarar que todo eso favorecido por el interés del régimen de cesar el confinamiento y reabrir cuanto antes el país, paralizado e inmerso en una gran crisis económica.

El decano de la Facultad de Matemática y Computación explicó que desde finales de julio, comenzó a producirse un crecimiento sostenido de los casos confirmados, evidenciándose en los modelos una pendiente muy pronunciada.

El científico oficialista asegura que en el caso de cumplirse todas las medidas orientadas y de cumplirse el “coeficiente de infectación”, se daría el escenario más favorable, reseñó el portal de propaganda Cubadebate.

Sin embargo, Ginovart reconoció que “nos ocurre lo mismo que vimos la primera vez que estuvimos en la Mesa Redonda, cuando Cuba atravesaba el escenario más crítico. Pero sabemos que se ha adoptado un grupo de medidas, sobre todo en La Habana, que permitirán una reducción. En los próximos días aún veremos una tendencia al aumento de casos activos”.

Responsabilizó a los cubanos, al decir que “a diferencia de la primera vez, la población se ha protegido de manera más lenta y, por lo tanto, la situación es más compleja”.

El experto explicó también que el proceso de recuperación tiende a ser más lento y, por tanto, la presencia de la enfermedad es más larga en la nación.