A golpe de gases lacrimógenos, policía cubana intentó impedir que más jóvenes llegaran al Ministerio de Cultura
La policía cubana habría intentado menguar la asistencia de jóvenes, artistas y activistas a la sede del Ministerio de Cultura mediante el uso de gases lacrimógenos, según se denuncia en videos que circulan en redes sociales
Policía cubana usó gases para mermar plantón en el Mincult
 

Reproduce este artículo

Durante la noche y madrugada de viernes a sábado, la policía cubana intentó menguar la asistencia de jóvenes, artistas y activistas a la sede del Ministerio de Cultura (Mincult), donde durante horas centenares de cubanos se plantaron para exigir un diálogo que conduzca al fin de la represión y hostigamiento contra la sociedad civil independiente y el sector artístico.

En redes sociales han circulado videos que muestran a un grupo dirigiéndose al Mincult para participar de la manifestación bajo la amenaza de elementos policiales que, acusaron, los rociaron de gas pimienta para intentar impedir que llegasen a su destino.

“Las armas las tienen ellos, no nosotros”, “manos arriba”y “abajo la dictadura” son algunas de las palabras que logran escucharse en los videos, donde se ve la marcha y la agitación de los jóvenes para evitar ser impactados y sufrir los efectos de los gases lacrimógenos.

Asimismo, en los registros audiovisuales del momento en el que se leen los puntos de acuerdo alcanzados entre funcionarios culturales del régimen y 30 miembros de la sociedad civil, luego de una reunión de aproximadamente cuatro horas, se escucha cómo varios jóvenes ponen en duda la autenticidad de las promesas, dado que acababan de ser rociados con gas cuando se dirigían al lugar.

A su queja se unen como elementos probatorios de la falsedad y falta de voluntad para un diálogo real entre el Mincult y el régimen todo otros hechos acaecidos este sábado.

Los activistas Omara Ruiz Urquiola, Anamely Ramos y Esteban Rodríguez han sido sitiados por elementos policiales y de la Seguridad del Estado que les impiden salir de sus casas, mientras que a Luis Manuel Otero Alcántara, aún en huelga de hambre, se le impide regresar a su casa, sede del Movimiento San Isidro (MSI), y supuestamente se le retiene contra su voluntad en el hospital Manuel Fajardo.

Asimismo, permanece encarcelado el rapero aficionado y contestatario Denis Solís, cuyo encierro luego de un juicio sumario bajo cargos fabricados y sin garantías legales fue el detonante del plantón de 14 activistas en la sede del MSI, que exigen su inmediata liberación y el respeto al debido proceso.

Por si fuera poco, el propio Mincult, horas después de prometer diálogo, desconoció al MSI y sus integrantes con una publicación en Facebook en la que refiere una entrada del oficialista Razones de Cuba, donde se pretende deslegitimar y asesinar moralmente a los activistas que han llamado con sus acciones y cuerpos al cambio en Cuba para tener un sistema más justo, democrático e inclusivo.