Luis Alberto García: lo patético de muchas revoluciones es que las destiñan sus más fieles paladines
El reconocido actor Luis Alberto García se hizo eco de los reclamos que exigen el fin de la represión y hostigamiento contra la sociedad civil independiente y el sector artístico.
Foto tomada de Facebook
 

Reproduce este artículo

El actor cubano Luis Alberto García no pudo estar en el Ministerio de Cultura donde jóvenes, artistas y activistas a la sede del Ministerio de Cultura donde centenares de cubanos se plantaron para exigir un diálogo.

Sin embargo, mediante un post publicado en su perfil de Facebook, se hace eco de los reclamos que exigen el fin de la represión y hostigamiento contra la sociedad civil independiente y el sector artístico.

"Dejo en claro mi postura" comienza diciendo el protagonista de Clandestinos refiriéndose al accionar de los mecanismos oficialistas de la dictadura- "Pensar diferente no puede ni debe ser una vía expedita a una prisión ni a soportar vejámenes. No ser revolucionario en Cuba no debe condenar a alguien a una “no vida”, a que le cierren todas las puertas a un trabajo digno con el cual mantenerse a sí mismo y a sus familiares."

El actor manifestó su total desacuerdo contra la postura del gobierno y las instituciones oficialistas ante lo ocurrido "A gritarle constantemente en su cara que las calles, el oxígeno, el salitre, los triunfos, la música, las escuelas, los derrumbes y las instituciones del país en que nació, no son suyos, no le pertenecen y que por lo tanto, queda excluido de todas ellos y ellas, por decreto. A empujarle a aceptar cualquier dádiva, cualquier ayuda bienintencionada o no, para poder sobrevivir. Esa es una artimaña muy retorcida"

 

Pero, dolorosamente, sigue sucediendo. Es un modus operandi que se repite hasta la saciedad de manera harto previsible.- asegura- Es así como funciona una parte del engranaje de la fábrica de “disidentes”: cercenando el acceso de los que piensan muy diferente, medianamente diferente o ligeramente diferente a lo que dicta el canon del gobierno, a los bienes materiales y espirituales que todos los seres humanos deberían poder disfrutar en el sitio en que vieron la luz, para luego acusarles de estar pagados por cualquiera.

"Para mí, ese proceder es el que verdaderamente es muy contrarrevolucionario, por decadente y manipulador. José Martí no era así ni pensó así. Unidad no es rebaño. Un único pensamiento, homogéneo, monolítico, no es humano.No es lógico ni normal." -asevera-

Para García no existe diferencia entre los que quisieran desaparecer del mapa a los disidentes cubanos, sean reales o fabricados y los que piden 72 horas para ametrallar comunistas si un día la revolución se viene abajo. "Estoy absolutamente en contra del manejo que las autoridades de mi país le han dado a esta crisis con el Movimiento San Isidro. Opino que lo han hecho demasiado mal." -acusa-

"Las ideas, sí fueran verdaderamente nobles, deberían defenderse con hidalguía y sentido común. Con diálogo y civismo. No con garrote. Lo patético de muchas revoluciones es que las destiñan y desdibujen los que juran ser sus más fieles paladines"

"Mi compromiso y mi bandera están con dos de mis hijas que se desencantaron y partieron de estos arrecifes y de otras dos que crecen acá conmigo" -comenta el artista al referirse a sus dos hijas mayores que residen en estos momentos en Estados Unidos y a sus dos pequeñas que viven en Cuba- "Quiero vivir y legarles un país en el cual se pueda opinar libremente sin que traten al que disiente como un desecho tóxico" -concluye