Exigen libertad de joven artista detenido y golpeado en Santa Clara

Según testimonios publicados en redes, el grafitero Luis Miguel Pérez estaría muy golpeado por la policía y bajo acusación de cometer un supuesto “atentado”
Luis Miguel Pérez, artista de Santa Clara, Cuba
 

Reproduce este artículo

Varios artistas exigen este lunes la libertad de Luis Miguel Pérez, un joven grafitero cubano detenido desde hace tres días en la provincia de Villa Clara. Según testimonios publicados en redes sociales y confirmados por ADN Cuba con una fuente cercana a la familia, Pérez está golpeado y bajo acusación de haber cometido un supuesto “atentado”.

“Desde el viernes [16 de septiembre] tienen detenido a Luis Miguel Pérez, un chamaco de [la ciudad de] Santa Clara que es grafitero, tremendo artista, tremenda persona por su calidad humana y muy querido aquí”, informó el rapero Omar Mena en una transmisión en directo por Facebook.

Según el cantante Rafa de la Santa, el artista visual fue arrestado cuando se dirigía a dormir en la casa de un familiar, luego de un día de trabajo pintando un mural en un negocio local. El grafitero “fue interceptado cerca del Monumento al Tren Blindado por oficiales de la PNR [Policía Nacional Revolucionaria], momento que terminó con el artista Luis Miguel Pérez siendo trasladado al hospital con un fuerte dolor en el pecho y con varias lesiones. ¡Lo acusan de atentado!”, afirmó.

De acuerdo con Mena, “él iba solo, nadie sabe lo que pasó. Pero de pronto Luis Miguel está preso en la Tercera Unidad y ayer fue que lo pudieron ver, estaba lleno de golpes. Está acusado de atentado y le están pidiendo años de prisión”.

El rapero, conocido artísticamente como “El Analista”, dijo dirigiéndose a las autoridades que la repercusión que puede tener el caso de Luis Miguel Pérez “no les conviene, así que miran a ver que van a hacer, porque lo queremos libre”. Según Mena, los policías cubanos “atropellan y meten golpes y desaparecen a la gente, los meten presos, pero con Luis Miguel no, porque todo el mundo sabe que es una persona tranquila, que se pasa la vida metido en su arte y trabajando”.

“Trastes, no valen nada, libertad para Luis Miguel Pérez”, exigió en Facebook el cantautor Karel Fleites, miembro del popular colectivo la Trovuntivitis. En otro post, el músico afirmó: “el asco más profundo que se pueda sentir por algo, lo siento yo ahora mismo cuando veo estas barbaridades, abajo To'”.

Rafa de la Santa destacó en un post de Facebook que Luis Miguel Pérez es graduado de la Academia de Arte Leopoldo Romañach de Villa Clara, y es miembro del Fondo Cubano de Bienes Culturales. Además, señala que el joven detenido ha participado en exposiciones de arte en Cuba y el extranjero.

El cantante cuestionó si Pérez fue golpeado y detenido “por ser negro”, y si “es necesaria tanta violencia” por parte de las autoridades. Otros usuarios también señalaron en su publicación de Facebook, que el “racismo” institucional en Cuba es el trasfondo de hechos como este.

El fotógrafo y realizador audiovisual Víctor M. Vaillant afirmó que “la policía tiene un acoso constante con las personas de color, negros, negritos de mierda, pelú payaso, el Migue así lo sufrió en Varadero [donde pintó murales], de lo cual soy testigo”.

“No nos pueden ver [los policías] sin asumir que somos delincuentes, estos descarados (…) han tomado en sus manos el poder de la institución para reprimirnos solo por el color de la piel”, agregó Vaillant.

El pasado 1ro de julio la policía baleó al joven Zinédine Zidane Batista Álvarez en la ciudad de Santa Clara, luego de que los agentes intervinieran en una disputa vecinal en el barrio de El Condado.Cuando yacía en el suelo, inmovilizado con esposas y un tiro en una pierna, lo oficiales patearon a Batista Álvarez y le hicieron al menos otro disparo en el tórax, asesinándolo.

En los últimos años, reportes ciudadanos en las redes sociales han mostrado la violencia policial en Cuba, previamente encubierta por la prensa oficial. Según Justicia 11J, grupo de trabajo sobre detenciones políticas, agentes del régimen mataron extrajudicialmente o hirieron a unas 10 personas desde 2020.