Cubano denuncia arbitrariedad de policías en Villa Clara

Yasmany Paz, cubano residente en Texas que se encuentra de visita en Cuba, narró a América Noticias cómo policías cubanos intentaron "decomisarle" un galón de aceite.
Cubano denuncia arbitrariedad de policías en Villa Clara
 

Reproduce este artículo

Yasmany Paz, cubano residente en Texas que se encuentra de visita en Cuba, narró a América Noticias cómo policías cubanos intentaron "decomisarle" un galón de aceite.

"Yo venía en una moto alquilada y los policías como a unas cinco cuadras de la casa pararon para un chequeo de rutina, miraron que todo estaba en orden y se interesaron en el galón de aceite que traíamos" explicó el joven, cuya familia reside en el poblado Palmarito, de la provincia Villa Clara.

El joven le explicó a las autoridades que había adquirido el producto en una tienda, pero que no traía consigo el ticket de la compra. Al no poseer el comprobante, los policías determinaron que el aceite "era de procedencia ilícita" y determinaron que debía decomisarse.

Además, le indicaron que debía acompañarlos a la unidad para una revisión y esclarecer la procedencia del producto adquirido. Al darse cuenta de lo que estaba ocurriendo, los famoiliares de Paz se personaron en el lugar.

"Ustedes son unos frescos y unos falta de respeto, mi hermano viene de muy lejos aquí para comprar comida para nosotros para que ustedes descaradamente vengan a robarnos y quitarnos las cosas. Ustedes no se van a llevar nada", reclamó la hermana de Yasmany Paz.

Al darse cuenta de las intenciones de los policías, la joven denunció que se trataba de un robo, y prefirió perder el producto a que los policías lo decomisaran.

"No se llevaron el aceite, lo derramamos, se perdieron 14 mil pesos, pero no me interesa, yo estoy muy feliz y muy contento porque no se lo pudieron quedar", declaró el joven Paz.

En el video, que se hizo viral en redes, se escuchaba reclamar a la mujer: "con el hambre y con la miseria que hay en este país para que te quiten esto. Con el aceite no se van a quedar porque bastante tiene que trabajar él allá [para comprarlo]".

Al referirse a la actitud de su hermana, el joven expresó que se sentía orgulloso "por haber actuado tan valiente y quitarles el aceite, botarlo en su cara. El propósito (...) era quedarse con el aceite. Me acosaron para que yo les dejara el aceite, pero llegó mi hermana y fue donde se desató la ira de un cubano oprimido y cansado del descaro y el abuso de los policías mal nacidos", concluyó.