Exigen fe de vida de Luis Manuel Otero Alcántara
Periodistas independientes y activistas cubanos exigen al régimen una fe de vida de Luis Manuel Otero Alcántara, de quien no se tienen noticias desde hace más de 50 horas y este domingo arriba a 10 días en huelga de hambre
Exigen fe de vida de Luis Manuel Otero Alcántara
 

Reproduce este artículo

Periodistas independientes y activistas cubanos exigen al régimen una fe de vida de Luis Manuel Otero Alcántara, de quien no se tienen noticias desde hace más de 50 horas y este domingo 29 de noviembre arriba a 10 días en huelga de hambre, exigiendo la liberación del rapero aficionado y contestatario Denis Solís.

“Hagámoslo viral! Exigimos Fe de vida. No hemos visto imágenes y ejemplos sobran de enfermedades inoculadas por Díaz-Canel y su Gobierno. Luis Manuel Otero Alcántara tiene que regresar para su casa, Denis Solís debe ser liberado y Maykel Osorbo salvado de una muerte por inanición”, escribió en Twitter la periodista y escritora María Matienzo. 

Según informaciones dadas a activistas por la Seguridad del Estado, mas no confirmadas, el artista plástico y líder del Movimiento San Isidro se encuentra ingresado en el hospital Manuel Fajardo de La Habana, donde está recibiendo asistencia médica en contra de su voluntad, de acuerdo con sus compañeras de activismo Omara Ruiz Urquiola y Anamely Ramos.

Ello, luego de que en la noche del jueves fuera desalojado a la fuerza de su casa y sede del movimiento, en Damas 955, Habana Vieja, por fuerzas represivas del régimen encubiertas como personal de salud que actuaba en respeto a protocolos sanitarios.

Allí se encontraban unos 14 activistas, varios en huelga de hambre, para exigir la liberación de Solís, condenado a ocho meses de cárcel luego de un juicio sumario en el que juristas y organizaciones internacionales han coincidido no se respetaron varias garantías legales.

Además de Otero Alcántara, el rapero Maykel “Osorbo” Castillo también se encuentra en huelga de hambre. Fuerzas represivas del régimen lo mantienen recluido en su domicilio, en pésimo estado constructivo, e impiden o dificultan que compañeros del Movimiento San Isidro acudan a su encuentro para auxiliarle y conocer de su salud.