Escasez de arroz en Cuba no tiene que ver con la pandemia, asegura economista

La escasez de arroz en Cuba no tiene que ver con la crisis por la pandemia del coronavirus, la excusa de turno que pone el gobierno ante la ausencia de alimentos básicos en los mercados de la isla. Especialista explica que el "2019 fue un año terrible para la cosecha arrocera, reduciéndose en 18 % la producción"
Campesinos cubanos cosechan arroz. Foto: Efe
 

Reproduce este artículo

La escasez de arroz en Cuba no tiene que ver con la crisis por la pandemia del coronavirus, la excusa de turno que pone el gobierno ante la ausencia de alimentos básicos en los mercados de la isla.

El Doctor en Ciencias Económicas, Pedro Monreal, asegura en un artículo –del que compartió fragmentos en Twitter– que “las causas de la escasez de arroz no se originaron con la crisis de la COVID-19”.

Según el especialista, “el año 2019 fue un año terrible para la cosecha arrocera, reduciéndose en 18 % la producción de 'arroz húmedo y con cáscara'”.

“Al comenzar el mes de julio de 2020 el arroz escasea y los precios se han disparado”, confirmando –como en otros alimentos- que los “topes” de precios decretados por el régimen “han sido un artefacto administrativo que ha fracasado”, explica el prestigioso economista cubano.

Pedro Monreal ofrece datos que demuestran que “la producción de arroz fue decepcionante entre 2013 y 2018”. 
“Fue el alimento con mayores decrecimientos de producción y de área cosechada entre los principales 12 cultivos agrícolas de Cuba, El otro indicador importante –el rendimiento- apenas creció 1,47 % durante el periodo”.

Las cifras no son nada prometedoras para el cubano de a pie, quien enfrentará una crisis de alimentos agravada en los próximos meses.

“La notable reducción de 34 % que se pronostica oficialmente en la producción nacional de arroz en 2020 significaría que esta cubriría solamente el 23,3 % del consumo estimado de 700 mil toneladas, en vez de la cobertura de 43 % que existió en 2018”.


Ante la debacle, el experto Pedro Monreal estoma que “el déficit actual solamente pudiera aliviarse en la segunda mitad de 2020 mediante un incremento de importaciones, algo que parece ser de difícil pronóstico y que dependería en muy alto grado de las importaciones de arroz vietnamita”.

“A mediano plazo, un posible incremento de la producción dependería del acceso a insumos (limitados por la carencia de divisas) y de una reforma sustantiva que fortalezca las relaciones de mercado en el sistema agropecuario del país”, aconseja Monreal, quien recalca que “esa reforma no depende de factores exógenos”, sino de la voluntad política de los líderes del régimen, siempre renuentes a favorecer a los productores y comercializadores privados.

En tanto, el gobierno castrista sigue viviendo de la “caridad” de sus aliados. El Partido Comunista de Vietnam donó al Estado cubano 5000 toneladas de arroz, una cantidad que había sido prometida por la administración del país asiático en medio de la profunda escasez de alimentos que golpea a la isla.

La donación se había oficializado el pasado 17 de abril en Hanoi, en una ceremonia en la que la embajadora de Cuba, Lianys Torres, también recibió una carta del secretario general del Partido Comunista y presidente de Vietnam, Nguyen Phu Trong, dirigida a su par cubano, Raúl Castro, y a Miguel Díaz-Canel.

Recientemente el gobierno de Miguel Díaz-Canel admitió que “el programa nacional de alimentos incumplió con la producción de arroz, frijoles y carne de cerdo”, tres de los productos básicos más demandados por los cubanos residentes en la isla y cuyos precios se han disparado debido a su escasez.