"Ellos quieren que uno se muera": mujeres protestan por crisis de agua en La Habana

Vecinos del barrio Luyanó, en La Habana, protestaron por la falta de agua en medio de la pandemia del coronavirus. Un grupo de personas sacó sus ropas sucias y las tiró en la calle
 

Reproduce este artículo

 

Vecinos del barrio Luyanó, en La Habana, protestaron por la falta de agua en medio de la pandemia del coronavirus. Un grupo de personas sacó sus ropas sucias y las tiró en la calle, entre gritos, para denunciar que les falta agua desde hace más de una semana, a pesar de la difícil situación que atraviesa el país por el avance del virus que provoca la COVID-19.

El hecho se ve en un video viral que circula entre los cubanos. Los afectados aseguran que llevan más de siete días sin agua, y que el gobierno no ha enviado carros cisternas para abastecerlos y aliviar la situación.

“Es demasiado ya, ellos quieren que uno se muera”, exclamó una mujer visiblemente alterada, quien echó su ropa sucia a la calle a modo de protesta.

Los vecinos aseguran que se han dirigido a todas las organizaciones políticas y los organismos estatales que tendrían que ver con la resolución del problema, como el gobierno provincial (Asamblea del Poder Popular), pero aún no han solucionado la urgencia del barrio.

Una de las vecinas dijo que tiene un niño de 8 años, con la enfermedad varicela, conocida popularmente como “la china”, y ni siquiera dispone de medicinas para proporcionarle. También señalaron que habrían otros niños con dengue, escabiosis (sarna) y fiebre, sumados al peligro de contraer el coronavirus que avanza en Cuba.

“¿Quién responde por la salud de nosotros? ¿A dónde tenemos que ir?”, cuestionaron, al tiempo que recordaron que una de las medidas principales contra el coronavirus es lavarse las manos constantemente.

A estos vecinos de Luyanó se les hace muy difícil, incluso una mujer afirmó que ha dejado de bañarse desde hace cinco días.

“Nos tienen engañados. Hemos ido al gobierno más de 10 veces y nada (…) Sin agua para lavarse las manos, sin comidas para alimentar a los viejos o a los niños del edificio y con colas kilométricas. ¿Hasta dónde nos van a llevar?”, denunciaron.

El barrio de Luyanó cuyos vecinos protestaron en el video no es el único de La Habana afectado por estos días. El 20 de abril en su columna "Acuse de recibo", el diario estatal Juventud Rebelde abordó una carta donde se denuncia que a la finca El refugio, ubicada en el municipio habanero de Guanabacoa, solo llega el agua cada dos meses.

Cuba lleva algunos años sufriendo por la sequía, situación que, unida a los numerosos problemas que presenta la red de abasto de agua, ya sea por lo vieja que es o por la falta de inversión estatal, ha hecho que en los últimos meses se vea agravado el problema del suministro del vital líquido, sobre todo en el sector residencial. Desde hace ya varios meses La Habana presenta serios problemas, algo que ha sido reseñado tanto por la prensa del régimen, como por los medios independientes.

Hace un mes el diario Granma, medio de prensa del Partido Comunista de Cuba, publicó un artículo donde recoge pormenores de un chequeo a los programas del sector, dirigido por Miguel Díaz-Canel y con la presencia del vicepresidente Salvador Valdés Mesa. Autoridades del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos informaron entonces que solo en la capital, las afectaciones impactaban en el 21,8% de la población, que recibe el servicio con intermitencia de horarios, cambios de ciclos de distribución o mediante pipas.

El medio de prensa estatal también dijo que “la depresión de las fuentes, cuyo ejemplo más notorio es la Almendares-Vento, con apenas 50 días de cobertura, obliga a acelerar las acciones paliativas, como la terminación de la conductora desde Cuenca Sur –única con balance favorable–, la perforación y recuperación de pozos, la puesta en funcionamiento de plantas desalinizadoras, la instalación de metrocontadores y la supresión de salideros y averías en los hogares”.

Este 2 de abril el periódico Tribuna de La Habana informó que "cuando todavía resta poco más de un mes para decirle adiós al período seco, casi medio millón de capitalinos están afectados, de una u otra manera, con el suministro de agua, que se ha tornado complejo como consecuencia de la sostenida ausencia de precipitaciones de los últimos meses".