Cubana denuncia a la "potencia médica" por empeoramiento de su abuela en Hospital de Matanzas
Una cubana explotó en redes sociales contra el sistema de salud de su país, al que cuestiona la propaganda gubernamental de ser “potencia médica”, porque según denuncia su abuela fue tratada muy mal y regresó de un ingreso en el hospital provincial de Matanzas con moretones y escaras en el cuerpo
Ancianos en hospital cubano. Foto: Cubacute

Una cubana explotó en redes sociales contra el sistema de salud de su país, al que cuestiona la propaganda gubernamental de ser “potencia médica”, porque según denuncia su abuela fue tratada muy mal y regresó de un ingreso en el hospital provincial de Matanzas con moretones y escaras en el cuerpo.

La usuaria de Facebook identificada como Arianys Vázquez Roche, radicada en el extranjero, mostró duras fotos de la anciana de 86 años que habrían sido tomadas durante una estadía en el Hospital Provincial “Comandante Faustino Pérez”, donde recientemente ocurrió un brote de coronavirus.

En la “directa” publicada este lunes, la cubana explica que su abuela presentó fiebre el 27 de mayo, por lo que fue remitida a un centro militar de salud, donde le hicieron pruebas para detectar la COVID-19, pero finalmente aseguraron que padecía neumonía.

Cuando la ingresaron en el hospital “Faustino Pérez”, a la señora no le permiten permanecer con su hija, la tía de la denunciante, quien la había acompañado hasta entonces.

Según Vázquez, los médicos alegaron que se trataba de una sala aislada y la anciana no podía tener acompañantes en ella. Sin embargo, tranquilizaron a la hija hablando de la “profesionalidad” con la que atenderían a la paciente y pidieron a la familia confianza.

“Hace más de 20 años mi abuela padece de una enfermedad llamada distonía cervical que le impide mover el cuello”, entre otras limitaciones, aseguró Vázquez, todo lo cual fue referido por la hija al personal sanitario, al que entregó la historia clínica de la señora.

Díaz después, cuando le dieron el alta médica a la abuela de Vázquez a las 11 de la mañana, comenzaría lo peor de la historia sobre esta anciana de 86 años, a quien no le pusieron ambulancia para regresar a casa.

Según el relato de la cubana en Facebook, al no haber ambulancias disponibles, no pudieron trasladarla hasta más de doce horas después del alta, por lo que entrada la noche no pudieron bañar a la anciana.

Al día siguiente, al voltear el cuerpo de la señora para asearla, la tía de Vázquez notó que tenía varias lesiones.

“Yo estoy haciendo este video solo para denunciar a la 'potencia médica de Cuba', las atrocidades. Juro que no me voy a cansar”, arremetió visiblemente alterada la nieta de la anciana.

“Esto es el trato de la medicina cubana, esos moretones son de los pedazos de profesionales que hay en Cuba”, criticó.

 


Durante su directa, mostró varias fotografías impresas donde se veían las lesiones de la señora de 86 años.

Responsabilizó de la mala atención a los médicos que llamó “Jaime y Yusmani”, quienes recibieron a la paciente en el centro hospitalario de Matanzas y los acusó de no ocuparse de la higiene de la paciente, que permaneció sola por indicación de ellos mismos.

“Así han devuelto a mi abuela, pero se metieron con la persona equivocada. Voy a denunciar esto hasta la saciedad”, aseguró.

La inmovilización de la mujer, por largos periodos de tiempo acostada en una cama, pudo ocasionar las pústulas en la piel de la espalda. También le encontraron las muñecas llenas de moretones oscuros.

“Como ella hay miles, bajo ese gobierno que lo que hace es matar a nuestros padres, a nuestros ancianos, a todo el mundo”, afirmó en sus duras palabras.

Su único interés, dice, es denunciar al castrismo: “Me da igual lo que me hagan, si no me dejan entrar más al país, no me importa el gobierno, no creo en esa dictadura”.

A pesar de las cuantiosas sumas de dinero obtenidas por el régimen mediante la trata de médicos cubanos, que son enviados a trabajar en países extranjeros, abundan las denuncias de malas condiciones, negligencias profesionales y falta de materiales en centros de salud dentro de la isla.