Cuatro muertos y 405 nuevos casos de COVID en Cuba
Los fallecidos, tres mujeres y un hombre, con edades entre los 57 y los 92 años, presentaban antecedentes patológicos personales que, en la mayoría de los casos, potencian escenarios de gravedad tras el contagio
 

Reproduce este artículo

Otros cuatro cubanos fallecieron como consecuencia de la COVID-19 y 405 resultaron positivos a la enfermedad pandémica en las últimas 24 horas, reportó este sábado el Ministerio de Salud Pública (Minsap) de la isla.

En su parte diario, con cierre en la víspera, la autoridad sanitaria detalló que los fallecidos, tres mujeres y un hombre, con edades entre los 57 y los 92 años, presentaban antecedentes patológicos personales como hipertensión arterial, diabetes y cardiopatías, los cuales potencian escenarios de gravedad tras el contagio en la mayoría de los casos.

Hasta el momento, en Cuba han muerto 166 personas como consecuencia de la enfermedad provocada por el virus SARS-CoV-2, mientras que los casos acumulados desde el inicio de la pandemia en el país, en marzo pasado, ascienden a 17 501.

Según los datos del Minsap, al cierre del 15 de enero se encuentran ingresados para vigilancia clínica epidemiológica 8 200 pacientes, de los cuales 3 298 son sospechosos de un eventual contagio y 4 123 son casos confirmados activos.

De estos últimos, 4 077 presentan una evolución clínica estable y 46 son atendidos en las terapias intensivas, donde 15 son reportados en estado crítico y 31 como graves.

De los nuevos positivos diagnosticados, 37 fueron contactos de casos confirmados, 27 tuvieron su fuente de infección en el extranjero y en 41 no pudo precisarse la fuente de infección.

Según el Minsap, del total de casos del día, 42 están vinculados con viajeros internacionales, para un acumulado de 6 214 contagios que representan el 68,8 por ciento del total de casos autóctonos desde el 15 de noviembre.

El gobierno de la isla ha responsabilizado a los ciudadanos que han viajado y regresado del exterior en estos tiempos de pandemia del tercer rebrote que padece el país desde esa fecha, mismo que ha obligado a retroceder de fase epidemiológica a varias provincias y municipios, entre ellas La Habana.

La capital, por sus características sociodemográficas, ha sido el territorio de mayor complejidad para el control de la propagación de la enfermedad viral durante la mayor parte de los últimos 10 meses y tuvo que ser regresada el pasado miércoles a la fase de transmisión autóctona limitada, que implica implementar medidas más rigurosas y restrictivas, entre ellas la paralización del curso escolar.

Hasta el 15 de enero se reportan 189 países con casos de COVID-19. El número acumulado de positivos confirmados ascendió a 93 millones 928 mil 766 y el de casos activos a 21 millones 504 mil 556, mientras que los decesos derivados de la enfermedad ya suman dos millones 10 mil 446, para una tasa de letalidad de 2,14 por ciento.