Castrismo intenta montar causa a Osorbo por “desacato”

El castrismo podría montar una causa al rapero Maykel Osorbo, en represalia por los sucesos del domingo 4 de abril, cuando vecinos de la Habana Vieja impidieron su detención arbitraria y violenta por parte de la policía
 

Reproduce este artículo

El castrismo podría montar una causa al rapero Maykel Castillo, conocido como “Osorbo”, en represalia por los sucesos del domingo 4 de abril, cuando vecinos de la Habana Vieja impidieron su detención arbitraria y violenta por parte de la policía.

En la emisión de este martes del programa “Chapeando Bajito”, en la emisora oficialista Radio Rebelde, la vocera del castrismo Arleen Rodríguez Derivet habló de lo que considera “las más recientes provocaciones de Maikel (sic) y Luis Manuel Otero Alcántara ocurridas en San Isidro y algunas manifestaciones de desacato”.

Su invitado Reinier Duardo dijo que el apoyo de los vecinos de San Isidro a los artistas no eran más que resultado de “provocaciones para que se genere un estallido social en el país”.

Arleen Rodríguez, también conductora y una de las directoras del programa oficial de televisión Mesa Redonda, aseguró en el podcast: “Por lo pronto ya hay personas como Alfonso Ramírez López, ciudadano cubano de 39 años que en pleno goce de sus facultades físicas y mentales ha dicho que denuncia formalmente al ciudadano Maykel Castillo por varios delitos, entre ellos el desacato, para no hablar ya que andaban sin nasobuco [mascarilla], que generaron aglomeraciones, etc.”

ADN Cuba rastreó en las redes sociales al supuesto demandante, y encontró sendas cuentas en Twitter y Facebook, donde no existen fotos personales de quien se identifica como Alfonso Ramírez López. Quien está detrás de esa identidad solo replica contenidos propagandísticos del régimen, y algunos de sus posts exhiben notable violencia política y difamaciones contra cualquier persona que disiente del oficialismo.

“Después de conocer e informarme bien de lo sucedido (…), de darme cuenta de la burda manipulación e infamia llevada a cabo por los miserables mercenarios made in USA de (…) San Isidro”, publicó el mismo domingo el mencionado perfil, el supuesto Alfonso Ramírez López denunció que el artista habría cometido “varios delitos que implican una importante peligrosidad social”:

  1. Propagación de epidemia, con la agravante de haber formado su circo el día de más contagios y en uno de los municipios con mayor complejidad epidemiológica de la capital.
  2. Desacato, al ver la forma de comportarse ante el llamado respetuoso de las autoridades.
  3. Por estar sus actos en correspondencia con el Artículo 8.1 de la Ley de Protección a la Independencia Nacional y la Economía de Cuba.

El post de Ramírez, fue compartido por perfiles similares en grupos pro gubernamentales en redes sociales.


Poco después de ocurrido los hechos del domingo, el abogado cubano Eloy Viera Cañive señaló que en la acción del rapero “no hay delito de Resistencia. Ante una detención arbitraria la resistencia solo tiene un nombre: legítima defensa”.

La abogada Laritza Diversent, directora ejecutiva de Cubalex, explicó a este medio que en la isla un proceso como el que construyen contra Osorbo “tiene todas las posibilidades de prosperar, teniendo en cuenta que es un país donde no existen tribunales independientes. El Ministerio del Interior controla los tribunales, a los fiscales… Mover la maquinaria judicial contra un activista es algo común en el sistema cubano".

Sobre el delito de “propagación de epidemia”, uno de los que se le imputaría, Diversent añadió: “Recordemos que después del 27N el presidente [Díaz-Canel] fue a un parque, se quitó la mascarilla sanitaria, hubo aglomeración… El jurista Julio Ferrer presentó una demanda a la fiscalía contra el presidente y le respondieron que en ese momento no había propagado la epidemia, que no había delito porque no hubo ningún contagio. ¿Entonces, ahora con Maykel sí quieren procesarlo, entre otras cosas porque en algún momento no llevaba el nasobuco?”

Según la especialista se trata de la selectividad de la ley. “Están utilizando la ley, la norma legal, para perseguir, como un arma de castigo para doblegar, callar, silenciar”.

Sobre el “desacato”, principal delito que mencionaron los voceros castristas contra Osorbo, la directora de Cubalex dijo a ADN Cuba que es una figura penal que atenta contra la libertad de expresión.

“Cualquier cosa que tú digas que le moleste a un policía ya es desacato. Si haces una seña, y el policía se considera ofendido ya es desacato. La figura es sumamente amplia, ahí cabe cualquier gesto, palabra, frase, lo que tú digas que ofenda a un policía. Por tanto, su existencia atenta contra la libertad expresión, porque impide al ciudadano criticar a funcionarios públicos, en funciones públicas de suma importancia para el país y para la población, que debe ser garantizar la seguridad ciudadana, no aprovecharse de esa función para abusar del poder en función de los intereses de un grupo político”.

¿Dónde queda el derecho a no ser detenido arbitrariamente, por ejemplo, que está reconocido internacionalmente y también en la Constitución?”, se pregunta la abogada.

Sí pueden realizar un procedimiento penal contra Maykel, pero no porque sea justo, sino porque el Ministerio del Interior controla los tribunales y puede mover toda la maquinaria judicial en contra de un defensor de derechos humanos, de una activista, de un artista independiente. En Cuba no hay respeto por las garantías del debido proceso, no tenemos tribunales independientes ni acceso a la justicia”.

 

¿Cuál es el verdadero “delito” de Osorbo?

Maykel Osorbo iba a ser detenido arbitrariamente y con violencia el domingo 4 de abril, cerca de la sede del Movimiento San Isidro, pero se rehusó. Escapó con las esposas a medio poner en sus manos y gracias a la ayuda de varios ciudadanos, que además denunciaron el abuso policial. El sábado, el artista había sido víctima de una golpiza mientras era arrestado sin motivos por la Seguridad del Estado.

De manera que el domingo en la tarde, Osorbo decidió romper el ciclo de detenciones arbitrarias a que lo tienen sometido junto con otros muchos activistas. A su legítima defensa ante las violaciones del régimen, le siguió un cerco a la sede del MSI en Damas #955 (Habana Vieja), por patrullas policiales a ambos lados de la calle.

Alrededor de una veintena de uniformados del régimen y agentes de la Seguridad del Estado vestidos de civil, acosaron a los artistas y activistas Luis Manuel Otero Alcántara, Maykel “Osorbo” y Eliéxer Márquez "El Funky", quienes afirmaron que se iban a “acuartelar”.

Muchas personas de la comunidad se reunieron frente a la sede del MSI apoyando a los artistas y activistas, quienes amplificaron la canción “Patria y Vida”. Los vecinos cantaron y bailaron con los mensajes del popular tema que se opone a la frase castrista de “Patria o Muerte”.

También escucharon la canción “Un Sueño” del Micha y otros temas de Los Aldeanos en contra de la dictadura, así como "Diazka" (Al2 y Silvito El Libre), cuyas fuertes palabras contra el mandatario designado Miguel Díaz-Canel fueron coreadas por la comunidad ante la cara de los represores.

Poco después las patrullas comenzaron a retirarse, y según advirtió Otero Alcántara llegaron más agentes de la policía política vestidos de civil. Los oficiales ordenaron a los vecinos que se retiraran del lugar, previendo un estallido social.

Ante las exigencias de los activistas, los agentes del régimen cedieron y les retiraron las esposas a Osorbo, quien se define como un “cimarrón” del siglo XXI que busca su libertad y la de todos en la isla.