Ascienden a 130 las viviendas dañadas por tormentas y tornado en Sancti Spíritus
Varias tormentas y un tornado dañaron 130 viviendas en la provincia cubana de Sancti Spíritus. Los habitantes se refugiaron en casas de vecinos y familiares, mientras esperan por ayuda del gobierno que les venderá los materiales para reconstruir
Destrucción por tornado en Sancti Spíritus
 

Reproduce este artículo

Un conteo más detallado de las afectaciones en Sancti Spíritus, reveló que son unas 130 las viviendas dañadas por el “brote de tormentas locales severas” en la madrugada y amanecer de este lunes en esa provincia cubana.

Los eventos meteorológicos incluyeron un tornado que devastó la comunidad Entronque de Guasimal, cercana a la ciudad de Sancti Spíritus, capital del territorio.

Brigadas de empresas estatales de construcción, junto a trabajadores del sector eléctrico y otras fuerzas de entidades gubernamentales laboran desde el lunes para resarcir los daños causados, informó la oficialista Agencia Cubana de Noticias (ACN).

Según el medio de prensa del régimen, “después de una valoración exhaustiva por los consejos de Defensa en los sitios donde ocurrieron los fenómenos naturales se determinó que fueron perjudicadas en esos lugares casi 130 viviendas, principalmente en sus cubiertas, aunque algunas tuvieron, además, averías en las paredes”.

Se trabaja en la recogida de escombros y retirada de obstáculos de las vías, con la ayuda de los habitantes de las comunidades, reportó la ACN.

El Entronque de Guasimal, en la carretera que une a la ciudad de Sancti Spíritus con Trinidad, sufrió los mayores daños debido a un tornado con vientos de 120 km/h. Hubo deterioro en 86 casas –fundamentalmente en los techos y algunas paredes– y se interrumpió el servicio eléctrico al caer árboles sobre el tendido.

También reportaron afectaciones en los pequeños asentamientos poblacionales de El Bejuco y Vega Grande, en el Consejo Popular de Managuaco; al igual que en la comunidad Alberto Delgado, del Consejo Popular de San Pedro, en Trinidad.

Las intensas lluvias, que abarcaron casi todo el territorio de la provincia provocaron la crecida de los ríos, inundaciones de zonas bajas, incremento en los acumulados de las presas y complicaciones en algunos servicios de bombeo de agua.

Según Alexis Lorente Jiménez, vicepresidente del Consejo de Defensa en el municipio de Sancti Spíritus, “las personas cuyas viviendas se encuentran inhabitables permanecen en casas de familiares o vecinos hasta tanto sus casas puedan ser reparadas”, una evacuación que pudiera extenderse ya que el gobierno no ha sido capaz de retribuir a cubanos que perdieron sus casas en huracanes y tormentas de años atrás.

El funcionario aseguró que los representantes locales del régimen trabajan “en la evaluación de las necesidades de recursos, y para disponer el cobro de los materiales [para reconstruir] según el nivel adquisitivo de los inquilinos, con propósito de resolver los problemas en el menor tiempo posible”.

En Cuba, donde persiste una escasez de alimentos y todo tipo de suministros, los funcionarios del régimen se ufanan de que, como afirmó Lorente Jiménez a la ACN, poco después de las tormentas “a los pobladores se les vendieron productos alimenticios, tanto elaborados como para conservar, a fin de garantizarle el sustento”.

Luego de disipado el fenómeno atmosférico, una nota emitida por el Grupo de Pronóstico del Centro Meteorológico Provincial dio a conocer que una extensa área de chubascos y tormentas eléctricas afectó a la provincia de Sancti Spíritus en la madrugada y comienzo de la mañana del lunes.

Según los expertos, esa situación propició “un brote de tormentas locales severas, acompañadas de fuertes descargas eléctricas, vientos fuertes en rachas, lluvia fuerte de corta duración y caída de granizos”.

Los meteorólogos creen que esos fenómenos estuvieron relacionados con una profunda vaguada en la atmósfera superior, sobre el sudeste del golfo de México, la que aportó fuertes vientos del suroeste a más de seis kilómetros de altura y suministró abundante humedad, produciendo inestabilidad atmosférica.