Remedios caseros para el dolor lumbar
El dolor lumbar es una condición que se presenta mayormente en personas que entran a la tercera edad. Continúa leyendo para conocer cómo aliviar el dolor.
Dolor lumbar espalda baja
 

Reproduce este artículo

A medida que las personas entran en la mediana edad, es más probable que experimenten episodios de dolor lumbar, por lo tanto, la edad suele ser la culpable. 

Con el tiempo, los huesos y las articulaciones de la zona lumbar comienzan a cambiar, los discos, estructuras que sirven como almohadillas entre los huesos de la columna, tienden a desgastarse y algunas veces se fragmentan, provocando el dolor. 

Otra causa del dolor lumbar puede ser una hernia de disco; en ocasiones, un disco empuja fuera del espacio entre los huesos y comprime un nervio en el punto donde se ramifica de la médula espinal. 

La mayoría de los casos de lumbalgia, sin embargo, provienen de una tensión o un esguince debido a un simple uso excesivo, una actividad no acostumbrada, un levantamiento excesivo o un accidente. Sin embargo, existen algunos remedios caseros para ayudar a aliviar el dolor lumbar:

 
Terapias de frío y calor: 

Usar compresas frías o una bolsa de hielo, inmediatamente después de una lesión en la espalda, puede aliviar el dolor adormeciendo el área y previniendo o reduciendo la hinchazón

Aproximadamente 48 horas después del inicio del dolor de espalda, sin embargo, puede ser útil aplicar almohadillas térmicas o una bolsa de agua caliente en la espalda. El calor calma y relaja los músculos doloridos y aumenta el flujo sanguíneo, lo que ayuda al proceso de curación. La terapia de calor solo es útil durante la primera semana.

 

Reposo en cama limitado: 

El movimiento sirve para que los músculos no se pongan rígidos. El reposo en cama puede ser un alivio útil para el dolor lumbar, especialmente si el dolor es tan intenso que le duele sentarse o pararse. Pero se debe tratar de limitarlo a unas pocas horas a la vez y no más de uno o dos días.

 
Actividad física: 

El ejercicio ayuda a desarrollar músculos fuertes y flexibles que serán menos propensos a lesionarse. También puede ayudar en el proceso de curación del dolor de espalda, prevenir problemas en el futuro y mejorar la función. 

Se recomienda desarrollar un programa de ejercicios o buscar una derivación a otro profesional de la salud que pueda hacerlo. Un buen programa generalmente incluye las tres formas principales de ejercicio: actividad aeróbica, entrenamiento de fuerza y ​​ejercicios de flexibilidad.

 

Terapias complementarias: 

Varios tipos de terapia complementaria pueden ser útiles para aliviar el dolor lumbar. Éstos incluyen:

  • Acupuntura, en la que los terapeutas insertan agujas esterilizadas delgadas como un cabello en puntos precisos del cuerpo para liberar la energía bloqueada.
  • Manipulación espinal, en la que los quiroprácticos aplican presión directamente al cuerpo para corregir la alineación espinal.
  • Masaje terapéutico para relajar los músculos doloridos.
  • Terapias de movimiento, como yoga y tai chi, que pueden ayudar a estirar y fortalecer los músculos de la espalda.
Estiramiento:

Las personas deben mantener cada estiramiento durante 30 segundos o mientras se sienta cómodo, estos estiramientos pueden ser: 

  • Tocar los dedos de los pies: además de estirar los isquiotibiales, inclinarse hacia adelante para alcanzar los dedos de los pies ayudará a aflojar los músculos de la espalda baja.
  • Postura de la cobra: acostado boca abajo, con las manos boca abajo junto a los hombros, levante suavemente el pecho para que la parte superior de la cabeza apunte hacia el techo.
  • Postura gato-vaca: comenzando sobre las manos y las rodillas, alterna lentamente entre arquear la espalda hacia el techo y sumergirla hacia el suelo.
  • Postura del niño: sentado sobre los talones con las rodillas separadas al ancho de las caderas, inclínese hacia adelante para colocar la cabeza en el suelo, estirando los brazos frente a la cabeza.
 
Aceites y ungüentos: 

Aplicar aceite esencial de lavanda o ungüentos preparados con pimientos de cayena con acupresión disminuye el dolor. Las cremas con capsaicina pueden desensibilizar los canales del dolor en el área afectada.

Algunos ingredientes que se pueden encontrar en las cremas tópicas para aliviar el dolor incluyen: ketoprofeno, ibuprofeno, diclofenaco, lidocaína, pimentón, consuelda y Árnica brasileña. 

Masajes: 

Masajear suavemente un músculo dolorido o tenso es una de las formas más efectivas de aflojarlo y aliviar el dolor. La terapia de masaje junto con el tratamiento tradicional reduce el dolor de espalda, mejora la función de la espalda, disminuye el uso de medicamentos antiinflamatorios y minimiza los días en la cama. 

Baño de sal de Epsom:

La sal de Epsom, o sulfato de magnesio, se abre paso a través de la piel y llega a los músculos adoloridos. Remojar durante unos 20 minutos puede ayudar a aliviar los dolores musculares de la espalda, especialmente después del ejercicio.

Se deberá tomar el baño de sal de Epsom con agua tibia, ya que el agua caliente puede hacer que los músculos se hinchen y el agua fría puede causar calambres en los músculos.