Régimen “revive” a Fidel Castro y lo suma a la lucha contra la Covid-19
El funcionario castrista Iroel Sánchez explica por qué el Comandante en Jefe tiene todas las respuestas para acabar con el coronavirus y poner fin a la crisis económica
Fidel Castro

Como un sabio de la Antigüedad, cuya voz de ultratumba regresa a este mundo desde el más allá, Fidel tiene todas las respuestas para enfrentar la pandemia y levantar a Cuba de sus escombros tras estos días recios, a juicio de Iroel Sánchez.

En un artículo publicado en el sitio oficialista Cubadebate, Sánchez, funcionario cercano al presidente Miguel Díaz-Canel, relaciona todos los logros cubanos en salud durante los últimos 30 o 40 años con la figura del difunto dictador.

Tras recordar que en Cuba la pandemia nunca alcanzó los números escandalosos de Italia o Estados Unidos, el articulista asegura:

“No es algo traído por los pelos relacionar todo lo anterior con Fidel, porque los cubanos lo vieron explicarlo por televisión en argumentados discursos, inaugurar consultorios médicos, hospitales, policlínicos y centros científicos y escucharon sus intervenciones en graduaciones de médicos, no con la demagogia del político capitalista que se aprovecha de ello para hacer relaciones públicas, sino con el conocimiento milimétrico de quien lo gestó e impulsó hasta el detalle y sabe el por qué y para qué de cada cosa, pensando siempre en el beneficio que puede aportar al más humilde ciudadano”.

Según Sánchez, fue el “Comandante” quien impulsó la creación de capacidades para producir clases por televisión, lo que hoy ha permitido que los estudiantes cubanos de la educación general y artística puedan continuar su aprendizaje desde los hogares.

Fidel creó el polo biotecnológico, las brigadas de médicos que combaten —por un jugoso sueldo con el que se queda el Estado— este nuevo azote de la humanidad. Fidel promovió las universidades médicas, la solidaridad entre cubanos que ahora aflora con la pandemia. En resumen, Fidel es el origen de todo lo que vale y brilla en Cuba.

Para enfrentar la crisis económica —por supuesto, culpa del bloqueo—, “las ideas de Fidel pudieran jugar un papel importantísimo”, explica Sánchez. Por ejemplo, para acabar con el hambre qué mejor solución que las “plantas proteicas”, la famosa moringa, popularizada por el Comandante en sus últimos años de vida.


El articulista recordó este pasaje de Fidel en una de sus Reflexiones (junio de 2012):

“Están las condiciones creadas para que el país comience a producir masivamente Moringa Oleífera y Morera, que son además fuentes inagotables de carne, huevo y leche, fibras de Seda que se hilan artesanalmente y son capaces de suministrar trabajo a la sombra y bien remunerado, con independencia de edad o sexo”.

Fidel también fue el ingeniero del turismo cubano, de la colonización de los cayos del archipiélago para convertirlos en emporios para extranjeros, y también de los éxitos —así es, éxitos— de la agricultura cubana.

Sánchez recomienda seguir las recomendaciones del Comandante para acabar con el coronavirus y echar los cimientos de la prosperidad económica.