Senador de Florida: “nada cambiará hasta que Cuba sea libre”
El senador por el estado de la Florida, Rick Scott, denunció al régimen cubano por la oleada de detenciones arbitrarias y arrestos domiciliarios que llevó a cabo este martes para impedir una protesta pacífica en La Habana
Político republicano Rick Scott. Foto: AFP
 

Reproduce este artículo

El senador por el estado de la Florida, Rick Scott, denunció al régimen cubano por la oleada de detenciones arbitrarias y arrestos domiciliarios que llevó a cabo este martes para impedir una protesta pacífica en La Habana, que entre otras causas pediría justicia en el caso del joven negro Hansel Hernández, muerto por un disparo de un policía en la espalda.

“Nada ha cambiado y nada cambiará hasta que Cuba sea libre y el régimen cubano no exista”, expresó en Twitter el senador del partido Republicano.

Scott, político de experiencia quien además ha sido gobernador del estado, afirmó que “el régimen continúa persiguiendo a disidentes, manifestantes pacíficos y aquellos que luchan por los derechos humanos”.

“Los EE.UU. continuarán defendiendo la democracia en nuestro hemisferio”, aseguró en la red social.

Las afirmaciones de Rick Scott fueron hechas cuando compartió un tuit de Michael G. Kozak, Subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, quien también reprochó la represión en Cuba.

“Hoy el régimen de Castro detuvo arbitrariamente a manifestantes pacíficos y cortó la comunicación de los periodistas”, denunció en Twitter el diplomático estadounidense.

 

 

Michael G. Kozak aseguró que “una vez más, el régimen muestra su desprecio por las libertades de reunión y de expresión”.

El funcionario del Departamento de Estado emplazó al gobierno del presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez, designado por el general Raúl Castro: “No temas a tus ciudadanos, respétalos y escucha sus llamados a la justicia”.

Decenas de activistas y periodistas independientes denunciaron desde la noche del lunes que la Seguridad del Estado cubano les prohibió salir de sus casas para participar en la protesta convocada para este martes 30 de junio frente al capitalino Cine Yara. Con una manifestación pacífica prevista a las 11:00 a.m. en la céntrica Rampa habanera, integrantes de la sociedad civil reclamarían justicia por la muerte del joven de 27 años Hansel Hernández, quien murió producto de un disparo de la policía del régimen.

Además, pedirían libertad para los presos políticos y apoyarían al científico Ariel Ruiz Urquiola, quien comparecerá ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU este jueves 2 de julio para denunciar los atropellos del régimen cubano contra él y su familia.

Los activistas que se atrevieron a salir de manera pacífica, fueron arrestados arbitrariamente (algunos con violencia) y liberados en el transcurso de la tarde y la noche. El científico Oscar Casanella, los artistas Tania Bruguera y Luis Manuel Otero Alcántara, el rapero Maykel Osorbo, el activista antirracista Juan Antonio Madrazo Luna, y el líder de la opositora Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) José Daniel Ferrer, son algunos de los arrestados inconstitucionalmente para impedirles marchar.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) también condenó este martes la detención y hostigamiento contra periodistas y activistas en Cuba como parte de un "operativo" para impedir manifestaciones pacíficas contra la violencia policial y el racismo. A profesionales como Abraham Jiménez Enoa, columnista del diario The Washington Post, les impidieron salir de sus casas para cubrir una protesta y les cortaron el acceso a internet. El corresponsal del diario español ABCJorge Enrique Rodríguez Camejo, continua preso y según medios independientes pretenden encausarlo para condenarlo a varios años de "privación de libertad".