“Nuestra tristeza es insuperable”: hermana de cubano asesinado cruelmente en Uruguay pide justicia
El cubano Pedro Escobar Carbajal, desaparecido hace unas dos semanas, apareció muerto en Canelones. Vecinos uruguayos están conmocionados con el fallecimiento del cubano
Investigadores de policía uruguaya en labores del caso del cubano Pedro Carbajal
 

Reproduce este artículo

Los familiares del cubano Pedro Escobar Carbajal, asesinado en Los Cerrillos (Canelones, Uruguay), piden justicia y que la Policía de ese país investigue el homicidio para que el culpable vaya a prisión.

La Policía Científica continúa investigando para intentar hallar más indicios que “lleven a una línea clara de investigación” en el asesinato del hombre de 48 años, encontrado el lunes por la tarde luego de haber estado dos semanas desaparecido, informó el medio uruguayo Subrayado.

La indignación y tristeza por la violenta muerte de Pedro Escobar, a quien recuerdan como alguien amable y trabajador, hizo que familiares y vecinos se pronunciaran pidiendo justicia ante lo acontecido.

“Sin palabras. El asesino que sea condenado con pena de muerte. Qué espera la sociedad de estas personas sin escrúpulos”, fueron algunas de las duras palabras escritas por la hermana de Pedro.

En una carta pública, revelada por Subrayado, la mujer expresó sus condolencias a la familia del hombre que lo encontró (quien también falleció, de un paro cardíaco) y agradeció a los amigos, vecinos y a las personas que ayudaron en la búsqueda de su hermano.

“No era cualquier persona, era un hombre que se pasaba de buen amigo, esposo, padre, compañero, trabajador y luchador; familiar como pocos, hombre de bien y digno de admirar por todos. Hombres de los que necesita la sociedad para que sea pura y transparentes”.

La hermana continúa pidiendo que “este crimen no quede impune y la Policía e investigadores de homicidio hagan un trabajo limpio y brillante como su nombre los honra, policías, quienes velan los sueños de todo país”.

En otro fragmento del texto, la mujer asegura que “Pedro Escobar Carbajal era un cubano de grandes valores que salió con el fin de trabajar, ganarse la vida y darle un futuro mejor a su familia, muy en particular a su hija estudiante de una carrera universitaria. El sueño de Pedro fue deshecho por manos de delincuentes, asesinos que en su tierra siembran el terror y no son capaces de trabajar, llevar y sacar adelante una familia honrada y trabajadora".

“Toda tu familia te amará por siempre y siempre te vamos a recordar con la imagen del hombre alegre, servidor y amoroso como lo fuiste hasta el día que personas sin moral, mal intencionadas, despiadadas, sin escrúpulos te cerraron tus ojos que lo último que vieron fue el terror y sintieron en carne propia el dolor”, escribió en otro párrafo de la carta.

La hermana del cubano asesinado pide que se haga Justicia y que la Policía encuentre al culpable, finalizando el escrito: "Nuestra tristeza es insuperable".


Pedro Escobar trabajaba en Uruguay reuniendo dinero para celebrar en Cuba el cumpleaños 15 de la menor de sus hijas (la mayor estudia Medicina). Sin embargo, hace unas dos semanas fue visto por última vez cerca de su casa en una comunidad del municipio Canelones. Este lunes fue hallado muerto en el Paraje Las Brujas.

Las primeras investigaciones de la policía permiten establecer que la del cubano se trató de una muerte violenta. La persona que lo encontró, un hombre de 60 años, se descompensó, fue trasladado a un centro asistencial, pero falleció por un paro cardíaco.

La víctima, ciudadano cubano nacionalizado uruguayo, vivía solo en una vivienda otorgada por la dueña de un establecimiento para el cual Escobar trabajaba desde hacía un año. Además, el cubano realizaba otros trabajos en fincas de la zona.

Varios vecinos aseguran que Escobar era una persona muy querida por todos, cuyo único objetivo era “irse a Cuba en agosto para festejar el cumpleaños de 15 de su hija”.

La última comunicación que realizó la víctima fue con su esposa, radicada en Cuba, a través de una llamada de WhatsApp, que se cortó abruptamente a las 19:01 y, según testimonio de la esposa, el último ruido que escuchó fue la puerta de un portón.

Medios locales narran que desde ese día vecinos y amigos salieron en su búsqueda, pero no hubo ningún rastro hasta la tarde de este lunes. Lo encontraron ahogado, con signos de violencia, y atadas sus piernas con un bloque de yeso.