Periodista independiente lamenta pasividad ciudadana ante lo que ocurre en San Isidro

El periodista independiente Héctor Luis Valdés Cocho lamentó la pasividad ciudadana ante lo que ocurre en la sede del Movimiento San Isidro (MSI) y convocó a los cubanos a apoyar a los manifestantes desde ahora y no cuando uno muera
Héctor Luis Valdés
 

Reproduce este artículo

El periodista independiente cubano Héctor Luis Valdés Cocho lamentó este sábado la pasividad ciudadana ante lo que ocurre en la sede del Movimiento San Isidro (MSI), donde desde hace cuatro días más de una docena de activistas están atrincherados para exigir la liberación del rapero contestatario Denis Solís.

Acosado frecuentemente por el régimen por su activismo y labor informativa, y tras sufrir una detención arbitraria de más de 24 horas, Valdés Cocho convocó a los cubanos a apoyar a los manifestantes desde ahora y no cuando sean brutalmente reprimidos o uno muera.

“¡No podemos esperar a que uno muera! Cubanxs por favor, es que ¿no ven lo que hay delante de sus ojos?”, cuestionó el reportero en su perfil de Facebook.

Cerca del mediodía del viernes, Valdés Cocho fue liberado luego de ser retenido por la Seguridad del Estado desde el día anterior. “Estoy libre luego de más de 24 horas detenido. No hay texto ni artículo para describir tanta impunidad e injusticia. Solo quiero cerrar mis ojos y que esto pase”, escribió en ese entonces.

El reportero fue sitiado desde el lunes en su domicilio por la Seguridad del Estado y elementos policiales, que pretendían impedirle ejercer su labor informativa y reportear las acciones de activistas en favor de la liberación de Denis Solís.

Su detención se produjo cuando intentó llegar a la sede del MSI, donde unos 14 activistas, varios en huelga de hambre y otros también de sed desde hace tres jornadas, permanecen plantados exigiendo la liberación de Solís.

Éste fue condenado a ocho meses de prisión por ‘desacato’ en un juicio sumario y sin garantía alguna, luego de ser detenido violentamente el 9 de noviembre de 2020, en las calles Habana y Paula, a unas cuadras de su casa. 

El régimen mantiene rodeada la zona en la que se efectúa la protesta pacífica. Agentes de la Seguridad del Estado y policías no permiten la entrada de alimentos ni demás artículos de primera necesidad a la sede del MSI.

Hasta el momento, varias organizaciones internacionales se han pronunciado contra estos actos. Entre ellas destacan la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Artículo 19 y Human Rights Watch.

Sin embargo, cubanos radicados en el exterior de la isla y activistas solidarios con la manifestación del MSI han lamentado la apatía de muchos nacionales respecto a lo que sucede, algo que habitualmente se explica a partir del temor a la represión por parte del régimen.