Junio cierra con 3 nuevos presos políticos en Cuba
En los 10 últimos meses han entrado en la lista de Prisoners Defenders 38 nuevos convictos de Conciencia, con una tendencia de tres o cuatro presos políticos nuevos mensuales
Junio cierra con 3 nuevos presos políticos en Cuba

Al cierre de junio hay tres nuevos presos políticos en Cuba, según el último informe publicado por la ONG Prisioners Defenders este miércoles.

Según el comunicado oficial de esta organización se trata de  Keilylli De la Mora Valle (Unpacu), Adrián Curuneaux Stevens (MONR), y Augusto Guerra Márquez (MONR), para un total de 134 prisioneros por causas políticas en la isla.

En los 10 últimos meses han entrado en la lista de Prisoners Defenders 38 nuevos convictos de Conciencia, con una tendencia de tres o cuatro presos políticos nuevos mensuales.

El informe de PD también dio cuenta de que Fernando Isael Peña Tamayo (Unpacu) cumplió íntegra su condena y salió este mes de prisión; Miguel Daniel Borroto Vázquez (MLDC) está excarcelado por medio de una fianza, pero con la condena pendiente.

Además, el pastor Ramón Rigal Rodríguez salió de prisión y podrá reunirse con su familia, pero bajo libertad condicional. 

La ONG reconoce a otros 11,000 civiles no pertenecientes a organizaciones opositoras, 8,400 de ellos convictos y 2,538 condenados, censados con datos oficiales a 31 de diciembre de 2019, con penas medias de 2 años y 10 meses de cárcel, por cargos denominados en el Código Penal como “pre-delictivos”, es decir, sin delito.

Precisamente en la jornada de este 30 de junio, decenas de activistas y periodistas cubanos sufrieron detenciones y arrestos domiciliarios sin acceso de internet. Uno de los casos más graves hasta el momento es el del reportero y escritor, Jorge Enrique Rodríguez, aun preso y en espera de un juicio sumario, según denunciaron familiares.

Esta tarde  se lanzó de forma virtual una petición para que lo liberen.

En el pedido, publicado en change.org, explican que se supone que los cargos por los que se le quiere procesar serían desacato a la autoridad, emisión de falsas noticias y promoción a la manifestación del 30 de junio.

"A Jorgito no le perdonan que haya reportado sobre el asesinato de Hansel Hernández o que haya salido en defensa de los jóvenes que encarcelaron intentando cruzar la frontera en la base naval de Guantánamo o que escriba, investigue y exija sobre los feminicidios que el sistema judicial cubano se empeña en silenciar. No le perdonan la ética con que se mueve por los barrios de La Habana siendo un negro Abakúa que sabe hasta dónde agradecer. No le perdonan su impostura y ahora se las quiere cobrar", agregan.

ADN Cuba se suma a este reclamo y y los lectores que deseen firmar dicha petición pueden pinchar aquí.