Activista Keililly de la Mora retoma la huelga de hambre en prisión cubana
La activista Keilylli de la Mora Valle, condenada a un año y seis meses de cárcel, retomó la huelga de hambre en protesta por “el acoso y las amenazas constantes” en la prisión mixta Sabana Miguel en la ciudad de Cienfuegos
Keilylli de la Mora Valle, activista cubana. Foto: CubaNet

La activista Keilylli de la Mora Valle, condenada a un año y seis meses de cárcel, retomó la huelga de hambre en protesta por “el acoso y las amenazas constantes” en la prisión mixta Sabana Miguel en la ciudad de Cienfuegos, aseguró el activista Raúl González, del movimiento Consenso Ciudadano.

De la Mora, activista de 27 años que pertenece a esa y otras organizaciones opositoras, comunicó su decisión este lunes, según informa el medio independiente Diario de Cuba.

El pasado 4 de junio, ADN Cuba informó sobre el encarcelamiento de la activista, quien es miembro del grupo opositor Consenso Ciudadano desde 2016, y desde el 2019 también se integró en la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), así como a promover la iniciativa Cuba Decide.

El 7 de mayo, la joven había sido sentenciada a un año y medio de cárcel por los delitos de “propagación de epidemias”, “desacato”, “atentado” y “desobediencia”, aunque la oposición señala que todo se trató de un encarcelamiento por motivos políticos, para acallar su activismo contra el régimen.

“El juicio contra Keilylli se realizó en un proceso sumario en el que no tuvo ningún testigo a su favor. La sentencia indica que el cargo de propagación de epidemias se basa en que la joven no usaba el 'nasobuco' [mascarilla sanitaria] cuando fue detenida por la policía. Los agentes alegaron en su contra que mantiene una conducta antisocial y que acostumbra a alterar el orden público. Sin embargo, la activista negó todos los argumentos en su contra y asegura que lo que no soporta el régimen cubano es el activismo pacífico que ella realiza”, según informó CiberCuba.

“Yo soy inocente y voy a plantarme desde que me lleven para allí, porque no me han dejado alternativa para reclamar justicia”, declaró el 4 de junio, y anunció que iniciaría una huelga de hambre, a pesar de que ella padece de gastritis y esofagitis, y la falta de alimentos con toda seguridad le iba a perjudicar su salud, como en efecto está pasando ya.

No les voy a permitir que me dobleguen y donde quiera que esté seguiré siendo siempre activista de derechos humanos”, dijo entonces, en entrevista con CubaNet.

Añadió que a pesar de que su familia teme por ella, está decidida a llegar “hasta el final”.

Es la segunda ocasión que ella sufre encarcelamiento, pues en 2019 fue condenada a 10 meses de privación de libertad y recluida en el mismo centro penitenciario.