Cuba: 874 manifestantes del 11J entre los más de 1000 presos políticos

Según informe de Prisioners Defenders entre los presos políticos hay 32 niños y 4 niñas. De ellos, 2 niñas y 7 niños "ya sentenciados por Sedición con altísimas penas" de cárcel
Presos políticos en Cuba. Imagen de referencia: Shutterstock
 

Reproduce este artículo

Al menos 874 cubanos continúan encarcelados en la isla por las manifestaciones antigubernamentales de julio de 2021, entre unos 1015 presos políticos registrados en el informe de abril de Prisioners Defenders (PD).

En los últimos 12 meses, desde el 1 de mayo de 2021 hasta el 30 de abril de 2022, han sufrido prisión política un total de 1218 cubanos, revela el último listado de la organización no gubernamental.

“Todos ellos son torturados, como quedó patente con el estudio científico pormenorizado basado en más de cien casos tomados aleatoriamente y en 15 tipos de tortura, [que fue] sometido al Comité contra de Tortura de las Naciones Unidas, Comité que ha enfrentado con corrección y valentía el diálogo con Cuba”, afirmó PD en un comunicado.

Con cierre de datos el 30 de abril de 2022, la lista de prisioneros políticos en Cuba contiene 1015 ciudadanos sufriendo condenas judiciales, así como también disposiciones de limitación de libertad por parte de las fiscalías sin supervisión judicial alguna, “en flagrante violación de la ley internacional y el debido proceso”, señaló la ONG.

Prisoners Defenders estima que, en represalia por el 11J, más de 5000 personas fueron detenidas y más de 1500 fueron procesadas penalmente; entre ellas, varias decenas de menores hasta de 13 años de edad.

En la lista de la organización de derechos humano aparecen 32 niños y cuatro niñas. De ellos, dos niñas y siete niños “han sido ya sentenciados por sedición con altísimas penas de privación de libertad”, entre 167 manifestantes condenados por ese delito contra la seguridad del Estado.

Según los registros de PD, 718 prisioneros políticos ya han sido sentenciados, 124 de ellos con penas firmes de más de 10 años. Al menos 133 mujeres son prisioneras políticas del régimen de Cuba.

“Estas cifras siguen [siendo] escandalosas, terroríficas. Pero también hemos observado en el último mes que las condenas han ido decreciendo en término según el Gobierno de Cuba recibía la presión de diferentes órganos internacionales, especialmente el Comité Contra la Tortura y el Comité de los Derechos del Niño, que están en proceso de revisión del Estado, además de la crítica unánime durante meses de toda la prensa y diplomacia internacional. La presión de la Unión Europea aún es tibia. El aumento de ésta puede salvar vidas”, considera la ONG.

Más de 90 000 personas están encarceladas en Cuba, según datos oficiales proporcionados a Prisoners Defenders por “dos fuentes del más alto nivel del Estado” cubano, denunció este 2 de mayo Sebastián Touze, vicepresidente del Comité contra la Tortura de la ONU, citando un reporte de la ONG de enero de este año.

La organización reconoce más de 90 000 presos, a los que hay que sumar las 37 458 personas en “otras situaciones de control judicial y policial”, lo que arroja un total de 127 458 “entre convictos y condenados”.

“Por tanto, Cuba sería en realidad el primer país por personas privadas de libertad del mundo, si el ranking del Institute for Crime and Justice Policy Research, en vez de contemplar un dato falso suministrado por Granma de manera informal en 2012, tuviera en cuenta el dato real”, ha señalado la ONG. Cuba quedaría por delante de Estados Unidos y El Salvador.

Anualmente, se inician más de 32 000 causas penales en Cuba, con entre 35 000 y 40 000 acusados, de los cuales más del 90% son declarados culpables, es decir, entre 32 000 y 37 000.  Entre los culpables, el 69% es condenado a privación de libertad, ya sea prisión o “trabajo correccional”, o sea, entre 22 000 y 25 000 personas.

La ONG llamó la atención sobre los llamados “antisociales”, “presos que no han cometido delito, pero que se les declara en estado de peligrosidad —con posibilidad de cometerlo— según se les observa un 'comportamiento contrario a la moral socialista'”.

Recomendaciones

 

Relacionados