Lanzan petición para que liberen al periodista cubano Jorge Enrique Rodríguez
El acoso a los periodistas cubanos no ha cesado y cada día se recrudece
 

Reproduce este artículo

Este miércoles se lanzó de forma virtual una petición para que liberen al periodista cubano, Jorge Enrique Rodríguez, detenido desde ayer y en espera de juicio sumario.

 

 

En el pedido, publicado en change.org, explican que se supone que los cargos por los que se le quiere procesar serían desacato a la autoridad, emisión de falsas noticias y promoción a la manifestación del 30 de junio.

"A Jorgito no le perdonan que haya reportado sobre el asesinato de Hansel Hernández o que haya salido en defensa de los jóvenes que encarcelaron intentando cruzar la frontera en la base naval de Guantánamo o que escriba, investigue y exija sobre los feminicidios que el sistema judicial cubano se empeña en silenciar. No le perdonan la ética con que se mueve por los barrios de La Habana siendo un negro Abakúa que sabe hasta dónde agradecer. No le perdonan su impostura y ahora se las quiere cobrar", agregan.

"Permitir esta injusticia sería permitir que encarcelen una vez más la libertad de expresión, que encarcelen el periodismo en Cuba. Por eso pedimos a los amigos y a los que creen que la justicia existe que firmen esta petición de libertad para exigir la liberación inmediata de nuestro amigo y colega. No nos basta con la transparencia en el proceso, sabemos que Jorge Enrique Rodríguez no ha cometido ningún delito", concluyen.

Las personas firmantes principales de la petición:

Tania Bruguera, artivista y directora de INSTAR.

Maria Matienzo Puerto, narradora y periodista.

Marta Maria Ramírez, periodista, feminista y coordinadora de INSTAR.

Kirenia Yalit Núñez Perez, psicóloga y coordinadora MDJC.

Camila Ramírez Lobon, artista visual.

Anamely Ramos, curadora.

Ariel Maceo Tellez, escritor y fotógrafo.

Luz Escobar Pérez, periodista.

Claudia Genlui Hidalgo Moreno, curadora.

Omara Ruiz Urquiola, profesora, historiadora del arte, campesina y activista.

Ariel Ruiz Urquiola, biólogo, y campesino, activista medioambiental.

Iliana Hernández Cardosa, reportera de CiberCuba y opositora política.

Oscar Casanella Saint-Blackard, bioquímico y activista de derechos humanos.

Katherine Bisquet, escritora.

Mónica Baró Sánchez, periodista.

Karla María Pérez González, periodista ADN Cuba. 

Hilda Landrove Torres, investigadora, escritora y practicante de antropología.

Isbel Diaz Torres, escritor, activista LGBTIQ y ambientalista.

Demis Menéndez Sánchez, poeta, escritor, artivista y creador Sarau das Américas.

Alain Rafael Dueñas Estévez, poeta, fotógrafo y realizador de audiovisuales.

Según dijo su hermano Leonel Rodríguez a Diario de Cuba "va a estar preso hasta el día 7 de julio, que le van a celebrar el juicio”. Hasta el momento su hermano no ha podido establecer comunicación con él ni conocer los detalles de su detención, pero lo irá a visitar este jueves.

Otros periodistas del medio independiente han sido citados y amenazados durante el azote de la pandemia del coronavirus en Cuba: Yoe Suárez, Waldo Fernández Cuenca, Manuel Alejandro León y Boris González Arenas.

El acoso a los periodistas cubanos no ha cesado y cada día se recrudece. Ahora el régimen emplea la llamada Ley Mordaza, el Decreto Ley 370 para encubrir detenciones arbitrarias e injustas contra reporteros, activistas y ciudadanos comunes. Entre las periodistas más asediadas están Camila Acosta y Mónica Baró.

En una entrevista para ADN Cuba el pasado año Rodríguez alreferirse a sus inicios como reportero dijo: “Empecé en el periodismo independiente sin saber hasta dónde podíamos llegar. Empecé desde el coraje, consciente de que me iba a crear muchos proble mas (…) he conocido un montón de gente y hemos aportado un grano de arena a que las cosas en Cuba cambien y que un día haya un restablecimiento de la democracia y la libertad sin llegar a ser opositores activos”.

Cuba, había salido en 2016 de la lista de países que detienen y encarcelan a sus periodistas. Con la encarcelación en septiembre de 2019 del reportero Roberto Quiñones el país vuelve a figurar en esa relación, según precisó el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ). Ahora la cacería de brujas se ha desatado.