Más de 1000 presos políticos permanecen en cárceles del régimen cubano

Más de 1000 personas permanecen en cárceles del régimen de Cuba por motivos políticos, según un informe de la organización de derechos humanos Prisioners Defenders
Prisión del Combinado del Este. Foto: Captura de pantalla.
 

Reproduce este artículo

Más de 1000 personas permanecen en cárceles del régimen de Cuba por motivos políticos, según un informe de la organización de derechos humanos Prisioners Defenders (PD) publicado este lunes 8 de agosto.

Según señala la ONG con sede en Madrid, España, desde el primero de agosto de 2021 hasta el 31 de julio de 2022 han sufrido prisión política en Cuba un total de 1 251 personas. Actualmente la lista contiene un total de 1002 prisioneros políticos y de conciencia sufriendo condenas judiciales así como disposiciones de limitación de libertad por parte de las fiscalías “sin supervisión judicial alguna, en flagrante violación de la ley internacional y el debido proceso”, informó PD.

“Todos ellos son torturados”, acusa la organización, que realizó un estudio de 101 casos aleatorios y lo presentó ante el Comité Contra la Tortura de las Naciones Unidas.

Del millar de presos políticos, al menos 38 serían menores de edad; 4 niñas y 22 niños han sido ya sentenciados, 16 de ellos por el presunto delito de “sedición”, a una pena media de 5 años de privación de libertad.

Por sedición han sido sentenciados 171 manifestantes en total, entre adultos y menores. Además, unas 122 mujeres continúan con autos y condenas políticas y de conciencia.

PD denuncia también que “más de 11 000 civiles, jóvenes negros en su inmensa mayoría, no pertenecientes a organizaciones opositoras, con penas medias de 2 años y 10 meses, sufren condenas 'pre-delictivas'”. El Código Penal vigente contempla que se trata de personas con tendencia a cometer delitos en el futuro 'por la conducta que observa(n) en contradicción manifiesta con las normas de la moral socialista' (Art. 72). Así,  les son impuestas penas de 1 a 4 años de prisión sin delito investigado, ni sucedido, ni cometido, ni tentativo”, afirma la ONG.

“Con respecto a las personas privadas de libertad, la Comisión nota que persisten las altas tasas de personas privadas de libertad y deplorables condiciones de detención. En particular, la CIDH observa que la situación que enfrenta esta población pondría en riesgo su vida e integridad”.

En el Informe Anual de 2021 de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se declara que, hasta el 30 de marzo de ese año, existían “cerca de 100 000 personas detenidas en las cárceles cubanas”. Esta cifra indica que “Cuba sería el país con la tasa más alta de población penitenciaria percápita a nivel mundial”.