¡Huelga!: pescadores de la Isla de la Juventud se niegan a salir al mar

Los pescadores del municipio especial Isla de Juventud iniciaron una huelga ayer 5 de enero exigiendo un mejor pago por su trabajo. La manifestación continúa hoy y se niegan a ir al mar
Pescadores Isla de la Juventud
 

Reproduce este artículo

Los pescadores del municipio especial Isla de Juventud iniciaron una huelga ayer 5 de enero exigiendo un mejor pago por su trabajo. La manifestación continúa hoy y se niegan a ir al mar.

Según declararon fuentes cercanas al hecho estos trabajadores de la pesca entregaron las llaves de los barcos en señal de protesta porque el régimen cubano disminuyó el pago de la langosta.

 “Tuvieron que buscar a la Seguridad del Estado, aún no han llegado ningún acuerdo, estos debían de salir hoy a la mar y no lo han hecho. Bien por ellos, se les está acabando el miedo a los trabajadores a reclamar sus derechos, y aunque logren aplacar las cosas, esto es una victoria, pues cuando intenten volver a someterlos a sus intereses, estos volverán a protestar...” dijo una fuente anónima de Isla de Pinos.

Luego del anuncio de la "Tarea Ordenamiento" y del paquete de medidas económicas dictaminado por el castrismo para la unificación monetaria, muchos han sido y serán los afectados. Pero las protestas ya comenzaron desde el pasado mes de diciembre.

En la provincia de Sanct Spíritus unos 15 cuentapropistas que vendían carne de cerdo vencieron al Estado con una huelga de más de dos semanas.

Los trabajadores privados del mercado de la Plaza, en el municipio cabecera, decidieron no vender más carne hasta que el gobierno eliminara el precio topado de 30 pesos por libra. El precio exigido era de 45 pesos la libra para poder cubrir los gastos y obtener alguna ganancia.

Las autoridades del régimen allí cedieron y estos vendedores pudieron comercializar la carne en el precio exigido por ellos. 

Sobre el suceso la periodista independiente Aimara Peña González diría a Radio Televisión Martí:

 “Es algo muy significativo. En el territorio, varios cuentapropistas en diferentes momentos se han movilizado para efectuar esas protestas, para reclamar el derecho a poder trabajar, porque tienen patente y pagan impuestos. El estado no tiene la disponibilidad de carne para abastecer todos los mercados de la provincia, entonces simplemente tuvo que flexibilizar sus exigencias, porque nadie iba a ocupar el lugar de esos vendedores. Realmente el gobierno debería aprender esa lección, que es una floreciente sociedad cubana que no está simplemente dispuesta a obedecer reglas que han establecido otros, sin tener en cuenta las consecuencias que pueda tener”.