Estudiantes opinan sobre el “reajuste coyuntural” en universidades cubanas  

Los Centros Universitarios en Cuba presentan esta semana un reajuste en sus horarios debido al actual “período coyuntural”, llegando incluso a cerrar momentáneamente algunas facultades.

Es una oportunidad para que los jóvenes se entrenen y demuestren su pujanza”, ha dicho el presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez; pero algunos alumnos no parecen estar muy de acuerdo con la visión presidencial del asunto.

Es “bochornoso”— dice Aribel, un estudiante de Filología, de la Universidad Carlos Rafael Rodríguez, en Cienfuegos— “Si para algo yo tengo que entrenarme y prepararme es para estudiar y poder llegar a ser filóloga, por eso estoy aquí. Yo demostré mi pujanza desde el día que aprobé mis pruebas de ingreso para obtener esta carrera, que dicho sea de paso, entraron muy pocas a la provincia”.

Ahora qué hacemos, porque somos muchos estudiantes que entramos aquí y por el periodo que estamos viviendo nos han cambiado horarios y hasta han cerrado varias facultades”, se lamenta Aribel.

Los alumnos de este centro todavía tienen dudas sobre los nuevos horarios, porque “cambian con mucha frecuencia y ahora tiraron el bombazo de que estará cerrada hasta el primero de octubre”.

 

 

Otro estudiante, que no quiso decir su nombre por temor a represalias, precisó: “Yo soy del campo, y para llegar hasta aquí me ha costado demasiado trabajo, y ahora llego y me dicen con su cara muy fresca que no hay clases hasta octubre por la coyuntura… A mí no me importa la coyuntura, ni el petróleo, solo quiero estudiar porque solo llevo aquí una semana de curso y no he aprendido absolutamente nada. Además tampoco han informado sobre los nuevos horarios, llamas y nadie contesta los teléfonos”.

Para confirmar la última parte de su denuncia, este reportero llamó a nueve números telefónicos de ese centro de altos estudios y nadie, durante un periodo de dos horas, atendió a ninguna de las llamadas.


Universidad de Cienfuegos. Cuba.
Universidad de Cienfuegos. Cuba. 

El joven, estudiante de Comunicación Social, considera que “para muchos es muy fácil llegar hasta la Universidad, pero para los que somos del campo es patético lo que tenemos que pasar. ¿Dónde queda el esfuerzo que tienen que hacer mis padres para que yo pueda trasladarme aquí? Hoy solamente gasté 45 pesos (mucho más de lo que gana un trabajador al día en Cuba) para poder llegar hasta aquí, porque el transporte no acompaña y han subido de precios los carros particulares”.

Recientemente la Viceministra primera de Educación Superior en la Isla, Martha Carmen Mesa— quién protagonizó una controversia por respaldar la segregación política en universidades cubanas—, dijo a la Agencia Cubana de Noticias que “ninguna universidad cerrará sus puertas, pero funcionarán de acuerdo con las posibilidades de cada provincia”, algo que deja en total incertidumbre a la comunidad académica cubana.

Se decidió reducir el carácter presencial de los procesos universitarios, priorizando el pregrado y descentralizar desde las sedes de educación superior a sus municipios de residencia a los estudiantes que urja”, comunicó al citado medio.

 

 

Muchos estudiantes fueron enviados a sus casas, nos están quitando la corriente; lo que ellos llaman ‘autoapagones’, pero creo que deberían priorizar sitios de estudio, como laboratorios, aulas”. — dice Yoandy, otro estudiante de la Universidad de Cienfuegos.

“¿Mira, tú ves aquella luz encendida?— y señala a una habitación de la universidad— eso es un departamento de profesores. Esa luz fría está encendida hace como dos días y lo sé porque vivo muy cerca de aquí. En esto tenemos que colaborar todos porque sino de nada servirá que hablen tanto por la televisión. Aquí hay hasta luces en los pasillos encendidas a plena luz del día”.

Otra alumna, estudiante de Comunicación Social, indicó que “‘de contra’ que la alimentación aquí está mala, que tenemos que gastar dinero en las cafeterías particulares, que los materiales bibliográficos no están en buenas condiciones y no todo tenemos computadoras para los materiales digitales, que la infraestructura de la universidad está decayendo, ahora vienen con esto del período coyuntural como para tapar que estamos viviendo otro período especial”.


Universidad de Cienfuegos. Cuba. /Foto del autor. ADN CUBA
Universidad de Cienfuegos. Cuba.

A través de una llamada telefónica realizada por este reportero a la Universidad de La Habana, una persona que se identificó como trabajadora de la vicerrectoría de formación, especificó que en esa universidad solo se están impartiendo clases de lunes a jueves hasta las tres de la tarde, momento en el que todas las facultades dejarán de funcionar para contribuir al ahorro de portadores energéticos.

Otro de los principales centros, la Universidad Tecnológica de La Habana, José Antonio Echeverría, conocida como la CUJAE, con un más de 7 mil 400 estudiantes y con 1 200 profesores, rectorada por el Ing. Modesto Ricardo Gómez Crespo, modificó su calendario para impartir clases entre miércoles y viernes.

Lo anterior es una grave preocupación para muchos alumnos que ven la situación “coyuntural” como un nuevo motivo para que la calidad de la Educación Superior en Cuba— una de las llamadas “conquistas” de la Revolución—, continúe deteriorándose.

Cris
Álvarez
Escrito por Cris Álvarez