Camellos, carbón y otras “experiencias salvadoras”: la “coyuntura” pica y se extiende…

El Presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez, estuvo este miércoles en Guantánamo donde habló de “las experiencias que aplica la provincia para enfrentar la actual situación energética del país”.

En una reunión en la que estuvieron otros altos dirigentes y funcionarios cubanos, Díaz- Canel “subrayó igualmente (…) la recuperación de los llamados “camellos” en el transporte público”.

El mandatario, al que le ha tocado lidiar con una amplia serie de situaciones desafortunadas desde que asumió formalmente el cargo, elogió el regreso de los camellos a los que la prensa oficial llamó “una experiencia salvadora en el Periodo Especial”, precisa una nota de la Agencia Cubana de Noticias (ACN).

De acuerdo con el reporte el presidente alabó algunas de las medidas que se han implementado en Guantánamo para enfrentar el agravamiento de la actual crisis económica, y dijo, que estas medidas “serán socializadas en otras provincias”.

Entre ellas se refirió a “la construcción de viviendas en lugares donde existen recursos para continuar ese programa”, lo cual revela que el programa pondría encontrarse totalmente detenido en los lugares donde no existen “las condiciones” para su cumplimiento. El mandatario cubano pretendía construir una vivienda diaria por municipio, pero no ha logrado concretar sus aspiraciones en ese sentido.

 

 

Asimismo, entre las medidas que buscan reducir el gasto de combustible, mencionó “la ampliación de los llenaderos de agua” y “la habilitación de pozos para el almacenamiento de ese líquido”. El abasto de agua potable es otro de los asuntos que constituyen una constante queja entre los cubanos, a partir de las ineficiencias de las empresas estatales y las sequías que afectan por etapas a determinadas regiones del país.

Según Díaz-Canel, el gobierno se encuentra trabajando para provocar “el mínimo de afectaciones posibles” a la población, y señaló prioridades como el abastecimiento de productos básicos para la alimentación.

Las autoridades locales de la más oriental provincia de Cuba le hablaron al presidente del empleo de “medios y opciones alternativas” como el carbón y la leña en “las unidades que sea posible” en sustitución del combustible que escasea.

La distribución de alimentos, el transporte y la recogida de desechos sólidos, también están sujetos a métodos “alternativos” ante la agudización de la crisis.

 

 

Sobre la situación del transporte en particular, las autoridades locales aseguraron que existe “un viaje diario en las rutas Guantánamo-La Habana y Baracoa-La Habana”, y dijeron que la prioridad es el traslado de pacientes hacia los hospitales. También se informó sobre la paralización temporalmente del plan de inversiones de obras sociales, aunque algunos proyectos prosiguen su curso como la “desalinizadora de Maisí”.

Y llegado el momento de reafirmación ideológica que no puede faltar en ninguna reunión del oficialismo en Cuba, los funcionarios “recordaron” que la culpa del desabastecimiento de combustible es en realidad del gobierno de los Estados Unidos; y llamaron a contrarrestar una presunta “matriz de opinión” empeñada en demostrar que “el gobierno cubano es ineficiente”.

Durante el encuentro las autoridades señalaron que “aún no estamos en la normalidad”, porque el combustible que trajo el barco fue insuficiente y auqnue sirvió para evitar apagones programados, ahora habría que “estirarlo” (usarlo lo más eficientemente posible).