Observatorio Cubano de Derechos Humanos publica mapa online para localizar prisiones en Cuba
El OCDH presentó este viernes el Mapa de las Prisiones de Cuba, una herramienta que localiza geográficamente las cárceles de la isla y “visibiliza el panorama represivo, del cual el sistema carcelario es parte fundamental”
Prisión cubana. Foto: EFE
 

Reproduce este artículo

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) presentó este viernes el Mapa de las Prisiones de Cuba, una herramienta que localiza geográficamente las cárceles de la isla y “visibiliza el panorama represivo, del cual el sistema carcelario es parte fundamental”, señaló la organización en un comunicado enviado a ADN Cuba.

El mapa, que se actualizará paulatinamente con datos confirmados, hasta ahora presenta unas 70 prisiones, de las más de 200 que existen en el país.

También se informa sobre la presencia de prisioneros políticos o de conciencia en los centros penitenciarios que se van identificando. “El enfoque del mapa es colaborativo y podrán aportarse o corregirse datos”, explica el OCDH.

“Antes del triunfo de la revolución había en Cuba unas 15 prisiones, para una población de algo más de cinco millones de habitantes. Actualmente existen más de 200 centros de reclusión, para una población de 11 millones de habitantes. O sea, la población se duplicó, pero las cárceles se multiplicaron por diez”, explicó la organización no gubernamental.

Informaron que en una próxima fase de desarrollo también aparecerán otros centros represivos, como “las estaciones policiales donde pasan días y semanas los activistas y opositores detenidos arbitrariamente”.

Según la entidad, en el desarrollo del Mapa de Prisiones han contribuido colaboradores del OCDH en la isla.

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos fue fundado en Madrid (España) en el 2010. A inicios de octubre del 2020, pidió acciones contundentes a la Unión Europea por el aumento de la represión en Cuba contra opositores, activistas de la sociedad civil, periodistas independientes y la población en general.

“Hacemos un llamado al Parlamento Europeo para que se pronuncie contra el incremento de la represión en Cuba”, exhortó el OCDH en un comunicado.


Según la ONG “en septiembre se registraron al menos 636 acciones represivas contra la sociedad civil y la oposición”, de acuerdo con los datos recogidos en la isla por la red de observadores del organismo.

“Septiembre fue altamente represivo. Ha sido el mes con mayor número de detenciones arbitrarias en lo que va de 2020, con al menos 221. El gobierno de Miguel Díaz-Canel mantiene el patrón de sitiar a los opositores en sus casas, además de amenazas, multas, golpizas, allanamientos, citaciones, decomiso de bienes personales e incluso un apuñalamiento”, denunció el OCDH.


En especial, destaca el caso del ensañamiento contra el rapero contestatario y activista Maykel Osorbo, que fue detenido a golpes por una docena de agentes de la Seguridad del Estado. A finales de agosto, el músico se cosió la boca en protesta por el acoso de la policía contra él y su familia, y en solidaridad con el preso político Silverio Portal.

También el periodista independiente Abraham Jiménez Enoa, columnista de The Washington Post, recibió amenazas de cárcel si continuaba publicando artículos en el diario norteamericano, además de un trato vejatorio durante un interrogatorio de la Seguridad del Estado.

La policía política le desnudó para registrarlo, y el interrogatorio duró cinco horas. Por hacer periodismo el gobierno le acusa de “usurpación de funciones”.

Otro caso a resaltar es el del médico Alexander Raúl Pupo Casas, que recibió amonestaciones en su centro laboral y ataques por criticar en redes sociales los bajos salarios de los profesionales, la falta de libertad de expresión y los injustos contratos de las misiones médicas. Pupo Casas se vio obligado a renunciar a su puesto en un hospital público de la ciudad de Las Tunas, donde realizaba una residencia en Neurocirugía.

“Reiteramos que es inconcebible que, con este historial y actuaciones en materia de derechos humanos, el Gobierno cubano pueda obtener respaldo internacional para ocupar un puesto en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU”, insistió el Observatorio.