Abraham Jiménez y Norges Rodríguez responden a comentarios racistas

El periodista Abraham Jiménez Enoa y el director de YucaByte, Norges Rodríguez, explicaron en las redes sociales cómo la discriminación racial es una herramienta del castrismo para descalificar a los negros que critican al régimen
Abraham Jiménez y Norges Rodríguez
 

Reproduce este artículo

El periodista independiente cubano Abraham Jiménez Enoa, columnista de El Washington Post, y el director del medio independiente YucaByte, Norges Rodríguez, explicaron en las redes sociales cómo la discriminación racial es la herramienta que utiliza el castrismo para descalificar a los negros cubanos que critican al régimen.

Según explicó Jiménez Enoa en sus redes sociales, este domingo recibió  ofensas y amenazas por su labor informativa, y su atacante se valió de la raza para echarle en cara que no fuera partidario de la revolución.

“Es un clásico que la ‘Revolución’ les diga a los negros que lo que ‘han logrado’ es gracias a ella. Para la ‘Revolución’ los negros somos delincuentes por default y por eso tenemos que agradecerles. Racistas de mier… Amanezco con esto. Buen domingo para todos”, escribió el periodista en sus perfiles de Facebook y Twitter, donde adjuntó una imagen de las palabras de su atacante, llenas de faltas de ortografía y carentes de profundidad de análisis.

De acuerdo al comentarista, Jiménez, por ser negro, debería agradecer siempre al régimen el haber estudiado Periodismo en la Universidad de La Habana. 

“Ustedes de esa rasa (sic) nunca van a tener paz en Cuba si la Revolución cubana se llega a caer”, declaró el defensor del castrismo, y acusó a Jiménez, sin `resentar pruebas, de mentir en sus artículos y de arrogarse el derecho de hablar por la mayoría del pueblo cubano.

La denuncia de Jiménez motivó un hilo en Twitter de Norge Rodríguez, en el que éste recordó las prácticas racistas de las que echan mano los acólitos de la dictadura para “aleccionar” a los afrodescendientes críticos.

“Es un régimen totalitario y también racista. Pero ‘Black Lives Matter’ no se entera de nada”, denunció, aludiendo al apoyo que ha mostrado el movimiento antirracista estadounidense al régimen de la isla, negando su solidaridad a los negros cubanos que han sido reprimidos y encarcelados por disentir, manifestarse o criticar al régimen.

Rodríguez acompañó su hilo de varios artículos periodísticos con testimonios y pruebas del racismo de los dirigentes cubanos, entre los que se encuentran las ofensas que el castrismo y sus defensores lanzaron contra el cantante Yotuel Romero, creador de la canción “Patria y Vida”.

“A Yotuel le dijeron que si no fuera por la revolución sería un ‘limpiabotas’… También le llamaron ‘jinetero’. En las mentes racistas de quienes tienen el poder en Cuba, el cubano negro, que tenga una relación con una europea, es prostituto. Y para ellos ser trabajador sexual es algo inmoral”, expuso.

Rodríguez refirió que hace unos meses, tras el lanzamiento del exitazo que inspiró las manifestaciones ciudadanas y dio nuevos bríos a la oposición pacífica en Cuba, el exdiplomático cubano Carlos Alzugaray, cercano a la dictadura, “usó términos racistas para criticar a los intérpretes (todos negros) de Patria y Vida”, lo mismo que el presidente Miguel Díaz-Canel y el dictador Raúl Castro para referirse al fallecido Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque y a un presentador de noticias meteorológicas, respectivamente.

También recordó que cuando Barack Obama visitó Cuba, el régimen se expresó, a través de uno de sus periodistas asalariados, con un artículo racista bajo el título “Negro, ¿tú eres sueco?”, algo que evidencia el racismo imperante en un sistema que presume de haber “liberado” definitivamente a los negros.

Los ataques a los afrocubanos que disienten se han hecho patente incluso contra artistas de prestigio internacional como la cantante Daymé Arocena. Por sus críticas a la represión desatada por el castrismo tras las protestas del 11 de julio, ésta tuvo que soportar que partidarios del régimen achacaran su éxito, siendo negra, a la supuesta benevolencia de la "revolución".

A modo de respuesta, la artista compartió en redes sociales los nombres de varios artistas negros que conquistaron la fama antes del 1 de enero de 1959 y subrayó que ella es conocida, incluso en Cuba, gracias a la gestión de una compañía británica.