Estudiante detenido en Obispo podría ser procesado por “desorden público”

Leonardo Romero Negrín, el estudiante universitario que se manifestó en la calle Obispo de La Habana, a favor de un socialismo sin represión, continúa en arresto domiciliario y podría se procesado por “desorden público”
Leonardo Romero levanta carteles en manifestación de Obispo
 

Reproduce este artículo

Leonardo Romero Negrín, el estudiante universitario que se manifestó en la calle Obispo de La Habana, el 30 de abril, a favor de un socialismo sin represión, continúa en arresto domiciliario y podría se procesado por “desorden público”.

Así se anunció en la página de Facebook “Reclamo por Leonardo Romero”, creada con el objetivo de pedir a la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) y la Universidad de La Habana, entre otras instituciones afines, que intercediesen ante el régimen a favor del alumno de la carrera de Física.

“El estudiante universitario Leonardo Romero cumple hoy diez días de reclusión domiciliaria”, precisó “Reclamo…” este miércoles 12 de mayo. En la mencionada página, se afirma que la Universidad de La Habana como institución ha aclarado que no tomará represalias de ningún tipo contra él, “pero no se descarta la posibilidad de que sea procesado fuera de la misma por 'desorden público'”.

El 30 de abril ocurrieron las detenciones arbitrarias de una decena de cubanos –entre quienes estaba Leonardo Romero, el colaborador de ADN Cuba Esteban Rodríguez, la reportera independiente Mary Karla Ares y la activista Thais Mailén Franco–, durante una manifestación reprimida por fuerzas de la Policía Nacional Revolucionaria, Tropas de Prevención (Ejército) y la Seguridad del Estado.

Activistas y periodistas independientes pretendían llegar hasta la sede del Movimiento San Isidro para conocer el estado de salud del artista Luis Manuel Otero Alcántara, quien se encontraba en huelga de hambre y sed. Ante la resistencia de las fuerzas militares a dejar que accedieran a la vivienda en la calle Damas 955, se sentaron con las manos entrelazadas e hicieron desobediencia cívica y pacífica, en un pequeño parque de las calles Obispo y Aguacate, soportando la embestida policial y de la Seguridad del Estado.

Leonardo Romero Negrín, que se encontraba entre la muchedumbre que rodeó a los activistas, también se manifestó en solidaridad con ellos, portando dos carteles: uno defendía “Socialismo sí, represión no”, mientras que otro llevaba la consigna “Derecho a tener derechos”, también utilizada por activistas críticos y opositores al régimen.

La mencionada página de Facebook, añadió en su último pronunciamiento: “Reiteramos nuestra consideración de que un estudiante y cualquier ciudadano tienen derecho a una protesta pacífica sin que sean procesados por 'desorden público'. Si bien se supone que la FEU se limite a los asuntos universitarios y no pueda responder ante la infracción legal de uno de sus miembros como ciudadano, debemos recordar que no se trataría de una infracción común y corriente, sino de una de carácter político, área en la que se ha implicado la FEU desde su creación”.

El colectivo que aboga en las redes a favor de Romero Negrín, agradeció “la voluntad de diálogo que ha surgido en algunos niveles, al menos”, pero lamentaron que “a niveles más generales haya prevalecido el silencio”.

“La detención de un estudiante universitario por motivos políticos merece una conversación mucho más extensa, y constituye un tema del cual todos deberíamos estar enterados, y del cual todos deberíamos estar debatiendo”, concluyeron su mensaje.


El estudiante recluido en su casa, otros activistas en la cárcel

Romero Negrín fue liberado de la policía un día después de la protesta del viernes 30 de abril, con una multa de apenas 20 pesos, aunque como se ha visto no salió indemne. Igual destino no corrieron los demás, quienes en su mayoría permanecen apresados.

Este 10 de mayo la organización no gubernamental Cubalex, que ofrece asesoramiento legal, precisó que son seis los detenidos del 30 de abril que continúan en cárceles del régimen cubano, “procesados por desórdenes públicos y resistencia”. Sin embargo, esta entidad reconoce que “podrían haber más”.

Según ha trascendido, a Leonardo Romero Negrín lo estarían investigando para procesarlo por el primero de esos delitos que le imputan a los demás activistas, el de “desorden público”.

Según la información que pudo confirmar Cubalex, Esteban Rodríguez se encuentra detenido en Villa Marista, centro del Departamento de la Seguridad del Estado. Thais Mailén Franco y Mary Karla Ares González están apresadas en la estación de 7ma y 62, en el municipio Playa (La Habana).

El manifestante Yuisan Cancio Vera está detenido en la estación policial del Capri en el municipio Arroyo Naranjo, mientras que Inti Soto Romero se encontraba “en huelga de hambre, hasta donde se supo”, en la estación de Santiago de las Vegas, en el municipio Boyeros. Por último, Luis Ángel Cuba Alfonso permanece en la estación de Picota en el municipio Habana Vieja.

A pesar de la irregularidad de los procedimientos contra quienes ejercían sus derechos a la expresión, un tribunal de La Habana desestimó el recurso de Habeas corpus presentado por Cubalex.