EEUU denuncia violaciones a la libertad religiosa en Cuba

Un informe del Departamento de Estado analiza violaciones contra la libertad religiosa cometidas en lo que va de año en Cuba y exige respeto del régimen comunista para las distintas congregaciones de fieles.
Libertad-Religiosa
 

Reproduce este artículo

Un informe del Departamento de Estado aseguró este 12 de mayo que el gobierno sigue violando los principios de libertad religiosa refrendados en la Constitución del país.

Citando un informe de la organización Christian Solidarity Worldwide (CSW), Washington aseguró que el gobierno “violó la libertad de religión o creencia de manera rutinaria” mediante detenciones arbitrarias, acusaciones falsas, amenazas y hostigamiento de líderes religiosos y defensores de la libertad religiosa.

El informe también señaló que medios de prensa independientes informaron que La Habana siguió restringiendo el derecho de los presos a practicar la religión libremente, limitar o bloquear los viajes nacionales e internacionales, y hostigar y detener a miembros de grupos religiosos que abogan por una mayor libertad religiosa y política, incluida la líder de las Damas de Blanco, Berta Soler. y el pastor de la Iglesia Apostólica Alain Toledano.

CSW informó 203 casos de violaciones a la libertad de religión, en comparación con 260 en 2019, atribuyendo la disminución a la decisión de las Damas de Blanco de detener su asistencia semanal a la misa católica durante siete meses durante la pandemia.

El 30 de octubre, agentes de seguridad del Estado rodearon una iglesia afiliada a Toledano en Santiago de Cuba y la destruyeron. Las autoridades arrestaron a Toledano y transmitieron la destrucción en Facebook.

Según los medios de comunicación, las autoridades detuvieron temporalmente al líder apostólico Yilber Durand Domínguez y al artista cristiano José Acebo Hidalgo cuando se resistieron a permitir que los funcionarios del gobierno ingresaran a sus hogares durante la cuarentena de la COVID-19.

Según grupos religiosos, el PCC negó el registro oficial a ciertos grupos, incluidas varias iglesias apostólicas, o no respondieron a solicitudes pendientes desde hace mucho tiempo, como las de los testigos de Jehová y la Iglesia de Jesucristo.

Peticiones de funcionarios de la embajada de EE. UU. para esclarecer estos hechos fueron desestimadas por la Oficina de Asuntos Religiosos del PCC.

Por el contrario, el personal diplomático estadounidense sostuvo reuniones con una variedad de grupos religiosos, incluidos protestantes, judíos, testigos de Jehová, musulmanes y católicos.

En declaraciones públicas y en las redes sociales, los funcionarios del gobierno de EE. UU., incluido el secretario de Estado, continuaron pidiendo al gobierno que respete las libertades fundamentales de sus ciudadanos, incluida la libertad de religión, concluye la nota.