CIDH condena “escalada represiva” en Cuba contra artistas, periodistas y activistas

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y las Relatorías Especiales para la Libertad de Expresión y los Derechos Económicos Sociales y Culturales, denuncian este 13 de mayo el hostigamiento a artistas, periodistas y activistas por la democracia en Cuba
 

Reproduce este artículo

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y las Relatorías Especiales para la Libertad de Expresión (RELE) y los Derechos Económicos Sociales y Culturales (Redesca), denuncian este 13 de mayo el hostigamiento a artistas, periodistas y defensores de derechos humanos en Cuba.

Además, llamaron al régimen castrista a terminar “la persecución contra quienes ejercen el derecho a la libertad de expresión”.

En un comunicado de la Organización de Estados Americanos (OEA) se advierte que desde que comenzó el 2021 “la CIDH y sus Relatorías Especiales siguen con preocupación la escalada represiva contra periodistas independientes, artistas y personas defensoras de derechos humanos que ejercen su libertad de expresión y de creación artística en el país”.

A las mencionadas entidades “preocupa especialmente” las agresiones al Movimiento San Isidro (MSI), por parte del Departamento de Seguridad del Estado.

“En las semanas y meses que siguieron a la paradigmática protesta del 27 de noviembre, se documentaron numerosas detenciones a personas que forman parte del MSI y sus aliadas, quienes se enfrentan a una constante vigilancia policial fuera de sus viviendas, lo que podría equivaler a un arresto domiciliario”.

Particularmente, mencionan que la RELE ha estado al tanto de las detenciones de Luis Manuel Otero Alcántara, coordinador del MSI, así como las de Carolina Barrero, Maykel “Osorbo” Castillo, Amaury Pacheco, Yenisleidys Borroto y Eliexer Márquez. También conocen la represión contra los colaboradores de ADN Cuba Héctor Luis Valdés y Esteban Rodríguez, la periodista María Matienzo, la activista Kirenia Yailit y el artista Manuel Cruz.

El comunicado de la OEA es prolijo en relacionar otros episodios represivos, como el arresto arbitrario durante una semana del opositor Bárbaro de Céspedes, en Camagüey.

Además, condenan la escalada contra Luis Manuel Otero desde mediados de abril, que lo llevó a comenzar una huelga de hambre y sed el 25 de abril, “para exigir que el Estado le devuelva sus obras confiscadas y realice una disculpa pública”.

“Además, pidió por la libertad de expresión y el fin del acoso policial, que incluía un cerco policial en su barrio, una cámara de vigilancia instalada frente a su puerta y, según denunció el MSI, cortes de internet en la zona en la que se encuentra su vivienda. Simultáneamente, varios integrantes del MSI que intentaron salir a manifestarse por la situación de Luis Manuel Otero habrían sido detenidos e impedidos de salir de sus casas”, se lee en el comunicado de la CIDH.

“La CIDH y sus Relatorías Especiales no han recibido más información acerca del estado de salud de Luis Manuel Otero [luego de su ingreso en el hospital 'Calixto García']” y recuerda que Luis Manuel Otero y otras 20 personas integrantes del MSI son beneficiada de Medidas Cautelares, otorgadas por esa organización, por considerarse que “se encuentran en situación de gravedad y urgencia de riesgo de daño irreparable a sus derechos en Cuba”.

“La CIDH y sus Relatorías Especiales recuerdan que la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, además de garantizar el derecho de todas las personas a la libertad de expresión y difusión del pensamiento, establece el derecho a beneficiarse de la cultura, protegiendo a las y los artistas y sus obras, así como el derecho al trabajo en condiciones dignas y libres. Tales derechos se ven afectados de manera interdependiente en los hechos antes descritos, en relación con el Movimiento San Isidro y su integrante Luis Manuel Otero”.

Además, sobre la situación actual de Otero, retenido en un hospital de La Habana para frenar su huelga de hambre y sed, advierten que las autoridades deben respetar que aquellos “que eligen esa forma de protesta accedan a la asistencia sanitaria de manera consentida, sin que medien amenazas, presiones o coacciones por parte del Estado”.

La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión también está al tanto de la persecución contra periodistas independientes durante el primer trimestre de 2021, “que incluyen impedimentos para salir de sus casas, detenciones arbitrarias, hostigamiento al entorno familiar y amenazas judiciales”.

Asimismo, condenan la existencia, al cierre de abril, de al menos 145 presos políticos en Cuba, según el listado de Prisioners Defenders.

“Tal como la CIDH y su RELE han advertido en anteriores oportunidades, existe en Cuba una práctica de persecución y hostigamiento en contra de periodistas y medios independientes, defensores y defensoras de derechos humanos y artistas que denuncian la falta de libertades y derechos políticos o participan de asuntos políticos”, se afirma en el comunicado publicado por la CIDH en la página de la OEA.

La CIDH y sus Relatorías llaman al régimen castrista a “reconocer y proteger el derecho a la reunión pacífica y libertad de expresión, sin discriminación por razones de opinión política”. También, exigen “a poner fin en el más breve plazo a la práctica de acoso y hostigamiento de activistas, artistas y periodistas independientes que ejercen su derecho a la libertad de expresión”.