Otero invitado a proyecto internacional para artistas de países con dictaduras

Las organizaciones Human Rights Foundation y Gray Area incluyeron al cubano Luis Manuel Otero en una residencia artística para creadores que hacen su trabajo sobre contextos dictatoriales y autoritarios
Luis Manuel Otero, artista cubano
 

Reproduce este artículo

Las organizaciones Human Rights Foundation (HRF) y Gray Area, incluyeron al cubano Luis Manuel Otero Alcántara en Art in Protest, una residencia artística para creadores que hacen su trabajo en contextos dictatoriales y autoritarios.

En la cuenta de Twitter de HRF anunciaron la iniciativa, inscrita en “el programa Art in Protest Residency, una oportunidad única para que los artistas disidentes exploren y amplíen su práctica digital y apliquen la tecnología a la acción creativa”.

Mediante este proyecto, se destaca a “los artistas que viven bajo regímenes autoritarios o en el exilio, cuyo arte está conectado con su lucha por la democracia y los derechos humanos básicos en sus países”.

HRF expresa en la página de la residencia, que “las dictaduras tienen éxito cuando son capaces de confundir y ocultar, desviando la atención de la verdad. El arte puede exponer ese engaño, hablando con una inmediatez emocional que es más fuerte que cualquier declaración, y capaz de resonar más ampliamente que cualquier declaración”. 

El cubano Luis Manuel Otero, fundador del contestatario Movimiento San Isidro (MSI), es escultor, dibujante, pintor y reconocido artista del performance político-social.

La ilustradora y diseñadora gráfica Lilia Kvatsabaya (Bielorrusia) y el caricaturista político y activista chino-australiano conocido como Badiucao, son los otros creadores provenientes de sociedades con gobiernos autoritarios, invitados a la residencia de HRF y Gray Area.

La Human Rights Foundation es una organización sin fines de lucro que busca garantizar que las libertades y los derechos humanos se preserven y promuevan en América y todo el mundo. HRF fue creada en el 2005 por el venezolano Thor Halvorssen Mendoza, y su oficina principal está en Nueva York.

Por su parte, Gray Area se define como “una organización sin fines de lucro que aplica la creatividad para lograr un impacto social positivo”.

Desde su creación, Art in Protest ha organizado eventos para diversas audiencias en Nueva York, Los Ángeles, San Francisco y Oslo, mostrando artistas de Corea del Norte, Venezuela, Afganistán, Turquía y China, conectando el mundo del arte y activistas de derechos humanos.

“Art in Protest pretende crear un diálogo sobre el estado de la expresión artística a escala global, y arrojar luz sobre aquellas personas valientes que están dispuestas a arriesgar sus vidas en la búsqueda de la autoexpresión. Muchas de las obras de los artistas son intencionalmente políticas, pero a varios se les ha politizado el arte por el mero acto de autoexpresión”, explican en la página oficial de esta iniciativa.

 

Otero, artista en la mira del castrismo

Luis Manuel Otero Alcántara, coordinador principal del Movimiento San Isidro y defensor de derechos humanos en Cuba, ha sido arrestado cientos de veces por el régimen del Partido Comunista en la isla, que incluso llegó a allanar su domicilio con la policía política y rompió y robó obras de arte.

El joven artista fue liberado el 31 de mayo luego de casi un mes secuestrado por la policía política en el Hospital “Calixto García” de La Habana, para que abandonara una huelga de hambre y sed que hizo en protesta por la represión en su contra.

Desde su salida del centro de salud donde lo recluyeron contra su voluntad, Otero ha exigido la excarcelación de sus amigos el rapero Maykel Castillo Pérez (Osorbo) y el reportero de ADN Cuba Esteban Rodríguez, así como de otros activistas que protestaron pacíficamente el pasado 30 de junio en La Habana.

Este 29 de junio, dijo en una directa en redes sociales que está "listo para ir a Villa Marista", sede de la Seguridad del Estado, a pedir la liberación del artista Hamlet Lavastida, el último caído en los calabozos como parte de una ola represiva que ha engrosado la lista de los presos políticos.