Adelantan el ingreso a prisión de Roberto Quiñones para el 5 de septiembre
Roberto de Jesús Quiñones Haces anunció este martes que las autoridades judiciales decidieron adelantar su entrada a la cárcel provincial de Guantánamo para el 5 de septiembre.
Adelantan el ingreso a prisión de Roberto Quiñones para el 5 de septiembre. /Foto: ADN CUBA

Roberto de Jesús Quiñones Haces, el abogado y periodista independiente condenado a un año de prisión por los delitos de “desobediencia y desacato”, anunció este martes que las autoridades judiciales decidieron adelantar su entrada a la cárcel de Guantánamo para el 5 de septiembre.

Quiñones debía empezar a cumplir su condena el próximo 12 de septiembre, según dictaminó el Tribunal Municipal. El reportero y abogado atendió a una citación en la sede de esa institución, donde le entregaron un documento de ingreso, con cual debería presentarse ese día en la cárcel provincial de Guantánamo.

Me llevaron con un policía a la Unidad Municipal, entonces allí me ficharon y ya me dijeron que debería presentarme por mi cuenta y que iba a estar esperándome allí un alguacil del Tribunal Municipal para entregarme a las autoridades carcelarias, declaró entonces a Radio Televisión Martí”.

Sin embargo, el sábado 31 de agosto por la noche, una funcionaria del Comité de Defensa de la Revolución, llevó a Quiñones una citación para que acudiera nuevamente al Tribunal este martes, según contó el propio reportero en Cubanet, sitio de noticias de Cuba en el que escribe habitualmente.

Roberto de Jesús Quiñones Haces. /Foto: ADN CUBA
Roberto de Jesús Quiñones Haces. /Foto: ADN CUBA

“(…) aproximadamente a las 10:15 am me notificaron un nuevo documento donde se afirma que debo presentarme en la prisión provincial este 5 de septiembre a las 8:00 am”, escribió el periodista sancionado, y dijo desconocer  si el adelanto en la fecha de su ingreso a prisión responde a “una muestra más de la desorganización y falta de capacidad técnica” o si en cambio “se trata de otro método de hostigamiento psicológico”.

El reportero aseguró además que no se presentará voluntariamente en la cárcel de Guantánamo.

“(…) he pensado que entonces lo mejor es esperar a que vengan a detenerme en mi propia casa, ojalá que con la misma aparatosidad y despliegue de fuerzas que de forma tan cobarde han realizado otras veces cuando han venido a allanar mi vivienda para robarme mis bienes”— comentó en referencia a las anteriores detenciones y allanamientos que ha sufrido por ejercer el periodismo independiente.

No tengo por qué gastar mi dinero en trasladarme a la prisión para cumplir una sanción injusta e ilegal”, agregó.

 

 

Ante la inminencia de su entrada a prisión, Roberto de Jesús Quiñones Haces quiso dejar un mensaje “bien claro ante la opinión pública”, en el propio artículo que escribió en el sitio Cubanet:

Soy un hombre pacífico, jamás he tenido problemas en la vía pública y carezco de conocimientos de defensa personal, pero voy a defender hasta las últimas consecuencias mi dignidad y no les voy a permitir ni a los militares de la prisión ni a los delincuentes que utilizan en ella para sus trabajos sucios ninguna falta de respeto. Sencillamente porque no les tengo absolutamente ningún miedo.

Si a los oficiales de la Seguridad del Estado y del Ministerio del Interior se les ocurre usar a los delincuentes que les sirven de chivatos en el interior de la prisión para atacarme, ya están avisados. Lo que ocurra será de su entera responsabilidad. Y voy a la prisión con mi conciencia muy tranquila y con una dignidad que ya quisieran tener siquiera un día quienes me han colocado en esta situación”.

ADN CUBA reitera su solidaridad con el reportero y su compromiso con el derecho de los cubanos a las libertades de prensa y expresión. Quiñones debe ser liberado porque el periodismo no es un delito.

Este martes el reportero fue incluido en la lista de One Free Press Coalition, como uno de los 10 casos más urgentes de injusticias contra periodistas en el mundo.

En la lista aparecen también la periodista mexicana Lydia Cacho, la colombiana Claudia Dique y el saudita Jamal Khashoggi, quien fuera asesinado el 2 de octubre de 2018, sin que hasta la fecha se haya realizado alguna investigación criminal independiente, a pesar de los hallazgos de la ONU que apuntan a la probable implicación del príncipe heredero de la monarquía de Arabia Saudita.