Uruguay: se desarticula red que explotaba sexualmente a mujeres cubanas
Hasta el momento, entre las víctimas fueron identificadas ocho extranjeras de entre 25 y 39 años procedentes de Cuba, Venezuela y República Dominicana que pasaron a estar protegidas por la Unidad de Víctimas de la Fiscalía
Mujer víctima de trata de personas pide ayuda
 

Reproduce este artículo

La unidad policial que lidera la Operación Océano de explotación sexual en Uruguay, desarticuló una red de trata de personas, proxenetismo y explotación. De acuerdo a la investigación regida además, por Delitos Especiales de Crimen Organizado e Interpol y que data de comienzos de año, ya han sido detenidos varios de los involucrados.

Una de las mujeres detenidas trabajaba con un extranjera que captaba a las víctimas de explotación en Montevideo y las trasladaba a Paysandú. Esta segunda mujer también fue identificada y capturada.

Según informaciones publicadas por Subrayado, hasta el momento, entre las víctimas han sido identificadas ocho extranjeras de entre 25 y 39 años procedentes de Cuba, Venezuela y República Dominicana. Estas mujeres se encuentran actualmente bajo la protección de la Unidad de Víctimas de la Fiscalía y ya fueron interrogadas por la fiscal del caso, Sylvia Lovesio.

Una de que operaba la red “tiene 52 años y figura como la propietaria de una whiskería en Guichón, donde se presume que varias mujeres extranjeras eran explotadas sexualmente y alojadas en condiciones inhumanas a cambio de trabajo”, se precisa en la nota.

La dueña del inmueble se quedaba con un porcentaje del pago de los clientes y según las autoridades policiales, “tiene antecedentes penales recientes por tráfico de droga”.

Fuentes vinculadas al caso informaron que existen “más personas identificadas en relación a la red de trata de personas y se espera que en las próximas horas se consoliden nuevas detenciones”.

A través del habitual patrullaje cibernético que realiza el equipo de la Operación Océano de explotación sexual, para investigar delitos sexuales detectó que desde Internet se estaban captando extranjeras para explotación sexual en el interior.

La trata o tráfico de personas es el comercio ilegal de seres humanos con propósitos de esclavitud laboral, mental, reproductiva, explotación sexual, trabajos forzados, extracción de órganos, o cualquier forma moderna de esclavitud contra la voluntad y el bienestar del ser humano. Está considerada como la esclavitud del siglo XXI.

“Tal como se define en el Artículo 3 (a) del Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, la trata de personas es un delito que tiene lugar en todas las regiones del mundo”, señala el  Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

La Interpol ha referido que “esta frecuente forma de trata afecta a todas las regiones del mundo, bien como país de origen, tránsito o destino. En los países en vías de desarrollo y también en segmentos vulnerables de la población de los países desarrollados, se embauca a mujeres y niños con la promesa de un buen empleo si se marchan de sus casas y viajan a lo que consideran que será una vida mejor”.

Las víctimas reciben a menudo documentos de viaje falsos. Una red organizada las transporta al país de destino donde se ven sometidas a explotación sexual, y se les mantiene permanentemente aterrorizadas y en condiciones inhumanas.