Tres fallecidos en Cuba por COVID-19
Cuba reportó hoy 292 nuevos casos de la enfermedad, un ligero descenso en comparación con las cifras de días precedentes, que llegaron hasta 500 e, incluso, 600 infecciones
Coronavirus-Cuba
 

Reproduce este artículo

Cuba confirmó este 18 de enero tres personas fallecidas por el coronavirus, lo que eleva las cifras a 173 fallecidos en los que ya resulta el rebrote más peligroso desde que llegaran los primeros casos al país, en marzo de 2020.

Se trata de dos personas mayores de 70 años y una de 98 años, con varios antecedentes de comorbilidad, según dijo en conferencia de prensa el jefe de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, Francisco Durán.

El especialista informó que este lunes fueron diagnosticadas 292 personas con la COVID-19, lo que rebaja ligeramente las cifras de los últimos días, con picos por encima de los 500 casos diarios. Aun así, recordó, el momento es crítico.

De ellas, 266 fueron contactos de casos confirmados y sólo 26 casos importados del exterior. Este repunte de la pandemia ha sido asociado a la importación de casos desde el extranjero luego de que el régimen abriera el país al turismo internacional. En este sentido, 56 casos tuvieron contacto con un viajero en el exterior.

En el parte de hoy destacan las provincias de La Habana (80 casos) y Guantánamo (103) como las más afectadas, con más del 50% de los casos reportados.

De los 18 443 pacientes diagnosticados con la enfermedad (cifras totales), se mantienen ingresados 4439, de ellos 4393 con evolución clínica estable. Se reportan 173 fallecidos (tres en el día), dos evacuados, 32 retornados a sus países, 254 altas del día, se acumulan 13 797 pacientes recuperados (74.8%). Se atienden en las terapias intensivas 46 pacientes confirmados, de ellos 11 críticos y 35 graves.

Según los datos del Minsap, al cierre del 16 de enero permanecían 46 pacientes en cuidados intensivos, de los cuales 11 son reportados en estado crítico y 35 como graves. Entre ellos hay cinco menores de edad que mantienen una evolución clínica estable dentro de su gravedad.


Tercer rebrote de COVID en Cuba

El gobierno de la isla ha responsabilizado a los ciudadanos que han viajado y regresado del exterior en estos tiempos de pandemia del tercer rebrote que padece el país desde mediados de noviembre, cuando reabrir sus aeropuertos internacionales.

Si bien no se ha decidido a emprender un nuevo cierre de fronteras, el régimen decretó la reducción del número de vuelos diarios y amenaza a los cubanos residentes en el exterior con cuantiosas multas y sanciones en caso de que incumplan con las medidas sanitarias durante su estancia en la isla.

El rebrote ha obligado a retroceder de fase epidemiológica a varias provincias y municipios, entre ellas La Habana, que, por sus características sociodemográficas, ha sido el territorio de mayor complejidad para el control de la propagación de la enfermedad viral durante la mayor parte de los últimos 10 meses y tuvo que ser regresada el pasado miércoles a la fase de transmisión autóctona limitada, la cual implica implementar medidas más rigurosas y restrictivas, entre ellas la paralización del curso escolar.