Convicto de conciencia Luis Robles sufre tratos degradantes en prisión

El joven cubano Luis Robles Elizástegui, sufre humillaciones, maltratos físicos y psicológicos desde el momento de su encarcelamiento
Convicto de conciencia Luis Robles sufre tratos degradantes en prisión
 

Reproduce este artículo

El cubano Luis Robles Elizástegui, declarado convicto de conciencia por la ONG Prisoners Defenders, denunció que ha sufrido humillaciones, maltratos físicos y psicológicos desde el momento de su encarcelamiento.

El joven de 28 años, retenido en el depósito del edificio 3 de la prisión Combinado del Este, en La Habana, informó vía telefónica a CubaNet, que “teme por su salud”. El citado medio independiente refirió que en la cárcel “continúa sometido a tratos crueles, inhumanos y degradantes –expresamente prohibidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos, artículo 5–”.

Robles, padece de reflujo gástrico y necesita varias medicinas, principalmente Domperidona, la cual le hicieron llegar a la prisión sus familiares, a través de su hermano, pero los agentes del régimen no se las entregaron. El joven también ha recibido amenazas y le pusieron una cucaracha en la comida, según la nota publicada por CubaNet.

En el contexto de la pandemia del coronavirus en el país, fueron suspendidas las visitas familiares a los reclusos, previstas cada quince días en la prisión. En tanto, se indicó que sí podrían recibir alimentos y medicinas que les serían entregados, aunque en dos ocasiones a Robles no les han hecho llegar los suministros que sus familiares llevaron hasta El Combinado.  

El pasado 4 de enero la ONG Prisoners Defenders (PD) incluyó a Luis Robles Elizástegui (sin afiliación política) como uno de los nuevos Convictos de Conciencia en Cuba, “preso por manifestarse espontáneamente de forma irreprochable y pacífica en La Habana. El vídeo de su detención prueba que los cargos de Desacato y Desórdenes Públicos son completamente falsos”.

Robles Elizastigui se solidarizó con el Movimiento San Isidro (MSI) y Denis Solís, condenado por “desacato” luego de un juicio sumario sin garantías legales.  El castrismo acusó al joven de atentar contra la “Seguridad del Estado”, cuando todo lo que hizo fue manifestarse el 4 de diciembre con un cartel en el boulevard de San Rafael, en Centro Habana.

El régimen lo acusa de violar el artículo 124 y siguientes del Código Penal cubano, que establece privación de libertad de 10 a 20 años o la muerte a quien viole el espacio aéreo, penetre clandestinamente en territorio nacional y organice o forme parte de grupos armados.

La multa por sostener un cartel pidiendo la Libertad de Denis Solís fue de 1000 pesos cubanos, supuestamente al amparo del Decreto 272, artículo 11 del Código Penal cubano, que prevé sanciones por “afear el ornato público” con vallas. 

Las imágenes de su protesta fueron ampliamente difundidas en las redes sociales. Como muestran las grabaciones, las personas a su alrededor hicieron una especie de cordón para protegerlo y a la vez repetían las consignas que este manifestaba pacíficamente.