Reinician en Cuba curso escolar a pesar de rebrote de la COVID-19
Aunque la pandemia de la COVID-19 en Cuba está lejos de terminar, a juzgar por el rebrote de las últimas semanas, y en contra de la oposición de amplios sectores de padres, el curso escolar inició en la isla este lunes 1 de septiembre, a excepción de la capital
Niñas pequeñas se lavan las manos en una escuela cubana. Foto: Periódico Mayabeque
 

Reproduce este artículo

Aunque la pandemia de la COVID-19 en Cuba está lejos de terminar, a juzgar por el rebrote de las últimas semanas, y en contra de la oposición de amplios sectores de padres, el curso escolar inició en la isla este lunes 1 de septiembre, a excepción de la capital.

En Guantánamo, los estudiantes de la Escuela Integral de Deporte “Rafael Freyre Torres” (EIDE), perteneciente a la enseñanza preuniversitaria, debieron acudir a las aulas con mascarillas sanitarias.

“Los alumnos de duodécimo grado se reincorporan para culminar el curso escolar 2019-2020 y buscar un excelente resultado en la opción de la carrera universitaria deseada”, informó el reportero oficialista Gerardo Terrado.

El régimen, interesado en reanudar cuanto antes la “nueva normalidad”, impulsa la reapertura escolar. En Guantánamo, el día comenzó con la presencia en el mencionado centro del funcionario Rolando Charró Estrada, director provincial de Deportes, acompañado por Elizabel Alpajón Guilarte, directora de la EIDE, quienes recorrieron el centro.

En la capital de la provincia Mayabeque, cercana al epicentro de la epidemia “más de 400 alumnos de la Escuela Primaria 'Víctor Mestre Sardiñas' (…) regresaron a sus aulas para reiniciar del curso escolar, luego de varios meses en pausa, (…) dando cumplimiento a las medidas higiénico sanitarias orientadas por el Ministerio de Salud Pública”, informó el periódico estatal de ese territorio.

Según el semanario Mayabeque, “este fue un regreso atípico al igual que el de todos los centros de la enseñanza primaria a nivel nacional usando los niños y maestros el nasobuco [mascarilla] de forma permanente, la desinfección, (…) y el distanciamiento establecido”, entre otras medidas.

También se limitará la entrada de personas al centro, y “redistribuirán” las actividades para evitar “el hacinamiento en la institución y las aulas”.

Otra disposición exigida al reiniciar las clases, y de difícil cumplimiento debido a la escasez, es que “para la estancia de los niños en la escuela deben traer cuatro nasobucos, que deben cambiarse cada tres horas”, refiere Vasallo Guiteria, una funcionaria escolar.

El medio oficialista afirma que en las aulas se distanciaron las mesas y los grupos de mayor matrícula se distribuyeron a otros locales de la propia instalación, para cumplir con el distanciamiento requerido por las autoridades sanitarias.

En el apartado territorio oriental de Maisí, también iniciaron las clases. El centro escolar mixto “Ariel Adames Suárez”, ubicado en la localidad La Máquina, reabrió sus puertas y medios de prensa locales aseguran que allí “se cumple con las medidas indicadas por el Mined en el reinicio del curso escolar 2019-2020”. Unos pomos de agua presuntamente con cloro diluido, ubicados a la entrada del aula, es todo lo que se puede ver en la publicación de Radio Maisí.

A pesar de que el inicio del curso escolar preocupó a los padres cubanos, el régimen siguió adelante con su cuestionable decisión cuando la isla atraviesa un rebrote de la pandemia por el nuevo coronavirus.


Los comentarios en un foro debate online del medio oficialista Granma, muestran el rechazo a la medida que expondrá a la COVID-19 a los alumnos cubanos de todas las edades.

El foro debate titulado: Precisiones importantes sobre el reinicio del curso escolar en Cuba, estuvo abierto desde las 10:00 de la mañana hasta las 12:00 el mediodía del domingo en ese periódico cubano. Autoridades del Ministerio de Educación respondieron a las inquietudes de los internautas, aunque eso no frena el descontento y la preocupación que ha generado la vuelta a las clases.

Un cubano llamado Carlos responsabilizó al régimen de lo que pueda suceder a los niños: “Soy un padre que les escribe desde Holguín, no voy a escribir tanto, solamente piensen en los niños por favor, con todas las medidas que se tomen eso no es suficiente, los muchachos son muy descuidados, ustedes pueden coger este curso para ir poco a poco haciendo pruebas en casa, además los profesores saben que muchacho es bueno y no, lo único que pido es que piensen bien, porque si algún niño le ocurre algo los responsables son ustedes el gobierno”.

La funcionaria al responderle le pide confianza en las decisiones tomadas por el régimen, pero la experiencia demuestra que mucho no se puede confiar y menos cuando de la seguridad de niños y adolescentes se trata, que generalmente viven en hogares con sus abuelos, quienes sí son población de riesgo ante la enfermedad. 

Otro cubano comentó que estaba de acuerdo con los otros padres que se negaban al inicio y también, como Carlos, culpó al Estado de las consecuencias: “los que dirigen, son los responsables del Efecto que esto traiga, igual que hoy tengamos el virus en nuestro País”.

Jorge, otro usuario, explicó que el riesgo es demasiado elevado y la indisciplina de algunos “incidirá en los contagios en las escuelas aun con las medidas anunciadas. Por favor, sean realistas; hasta ahora los indisciplinado no han cumplido las medidas orientadas por las autoridades. Eso mismo sucederá con las medidas que deberán adoptar esas personas con sus hijos. Los que pagarán las consecuencias serán los niños que hasta ahora han permanecido en casa resguardados”.

Una madre ha dicho que “Estaba convencida que el curso no reiniciara hasta no existir un ambiente más seguro esto solo ha generado descontento e inseguridades en muchos padres y me incluyo pienso que es apresurado el comienzo del curso se está hablando de niños. En un país que se encuentra en plena pandemia con escuelas no tan buenas con problemas económicos y carencias de diferentes tipos donde existen problemas hasta para conseguir productos de primera necesidad como puede ser desde el jabón hasta del detergente para mantener una correcta higiene. No pienso que es el momento y estaba segura de que el gobierno y organismos pertinentes aplazarían este prematuro comienzo poniendo por delante la salud de nuestros niños y familias…”

En el municipio San Antonio de los Baños, una madre expresó que las condiciones no están creadas y que los centros educacionales poseen peores condiciones que antes de la pandemia.

A su vez, un granmense recomendó no apresurarse con esta medida y que después haya que lamentar la situación generada: “Creo q deben escuchar las opiniones del pueblo y no precipitarse a hacer cosas q después halla q lamentar. Por lo menos esperemos a q el candidato vacunal esté listo. Recuerdo somos padres y velamos por la seguridad de nuestros hijos."

Desgraciadamente para los cubanos el Gobierno no analizó las consecuencias de esta decisión y este lunes, los menores volvieron a las escuelas en medio de la incertidumbre sobre cuándo terminará la pandemia.