Régimen cubano usa "vacunas" como propaganda contra San Isidro

El problema de la dictadura con el MSI es el mismo que tiene con todo cubano que quiera que Cuba sea un país mejor, al punto que hasta repartir caramelos entre los niños le representa una amenaza.
San-Isidro
 

Reproduce este artículo

Da la impresión que la maquinaria propagandística del régimen se está quedando sin recurso ante los reclamos del pueblo cuando una de sus principales emisoras radiales, como es el caso de Radio Rebelde, tiene que usar las "vacunas" contra el COVID-19 como propaganda contra el Movimiento San Isidro (MSI).

Pues la emisión de este martes 6 de abril del espacio Chapeando Bajito de la mencionada emisora estuvo dedicada a desacreditar las acciones más recientes del MSI, tildándolas de provocaciones dirigidas por el rapero Maikel Osorbo y el artista Luis Manuel Otero Alcántara.

Radio Rebelde señala que en esta actividad del MSI, la cual consistía en realizar un cumpleaños en el que los artistas pretendían regalar a los niños de la barriada San Isidro caramelos y otras golosinas, se dieron algunas "manifestaciones de desacato", aunque en realidad lo que ocurrió, como en otras muchas veces durante los últimos años, fue que la mano represiva del régimen quiso prohibir que los cubanos fueran solidarios entre ellos.

Hay que señalar que las propuestas del MSI por lo general son una invitación para que los cubanos se sumen a la acción en pos de la libertad individual en primera instancia, pero también con mira a que Cuba se convierta en un país democrático.

La actividad de este 4 de abril tenía un poco de eso, razón por lo cual los vecinos de San Isidro no permitieron que los esbirros de la dictadura apresaran a Maykel, o corearon algunas de las canciones que denuncian la situación de opresión en que viven los cubanos, o simplemente hicieran acto de presencia a las afueras de la sede del MSI.

En esta emisión de Chapeando Bajito el vocero del régimen, Reinier Duardo, se dedicó a comentar sobre las llamadas provocaciones, como el elemento central de un supuesto plan que busca generar "un estallido social en el país", algo a lo que en múltiples ocasiones los medios de propaganda del castrismo han dedicado espacio, poniendo a la dictadura en el papel de víctima.

En otro momento del programa, en un burdo intento de manipulación, Arleen Rodríguez Derivet, habló sobre los candidatos vacunales que desarrolla el régimen y su plan de vacunación, algo que señaló como temas que sí captan la atención de los cubanos, a pesar de que, según él, "muchas campañas intentan desacreditar la labor de la Revolución", como si el castrismo necesitara ayuda para eso.

El problema de la dictadura con el MSI es el mismo que tiene con todo cubano que quiera que Cuba sea un país mejor, al punto que hasta repartir caramelos entre los niños le representa una amenaza.