Régimen restaurará playas de Varadero esperando vuelta del turismo

Zonas de Varadero, principal balneario turístico de Cuba, serán objeto de trabajos de restauración este año. El primer ministro Manuel Marrero, pidió “ser más efectivos en el ordenamiento de Varadero, para cuando regrese el turismo a gran escala”
Playa de varadero, en Cuba. Foto: AFP
 

Reproduce este artículo

Varias zonas de Varadero, el principal balneario turístico de Cuba, serán objeto de trabajos de restauración este año para, según informaron medios oficialistas, contrarrestar el impacto de la erosión asociada a los efectos del cambio climático, aprovechando la baja del turismo por la pandemia de la COVID-19.

El proyecto se enfocará en dos zonas de playa del balneario más famoso de la isla, seleccionado el pasado febrero entre los 25 mejores del mundo por usuarios de la web de viajes y turismo TripAdvisor.

La reducción de los índices de erosión que cada año provocan pérdidas de arena, así como un mejor equilibrio en los perfiles de las dunas y menos especies invasoras, son beneficios que traerá la restauración aplicada en Varadero, explicó Katia González, directora del estatal Centro de Servicios Ambientales de Matanzas, la provincia donde está el balneario.

Además, avanzó que se hará un estudio de la calidad del agua en la Península de Hicacos, donde está ubicada la mejor zona de los 22 kilómetros de playas de Varadero, y se revisarán diversos parámetros en su costa norte para determinar su estado antes y después del vertido de arena, previsto para el segundo semestre del año.

El primer ministro de Cuba, Manuel Marrero Cruz, pidió la semana anterior “ser más efectivos en el ordenamiento de Varadero, para cuando regrese el turismo a gran escala” conseguir un “Varadero renovado”.

El funcionario habló de aprovechar el contexto de la pandemia por el bajo número de clientes para trabajar en el mantenimiento de hoteles, embellecer jardines y mejorar la zona de playa.

Además, según reseña Cubadebate, “analizó de forma particularizada la reapertura paulatina de los servicios en el nuevo Boulevard, la marcha en el proceso inversionista en el campo de golf y la mansión Xanadú, en el Parque Josone y el centro de convenciones Plaza América, entre otros atractivos de cara a la Feria Internacional de Turismo, prevista en esta urbe para mayo venidero”.

 

Mejorar "la joya de la corona" turística del régimen

De acuerdo con datos de los institutos cubanos de Oceanología de la Academia de Ciencias, y de Hidrología, los procesos de desgaste y acumulación de la arena de la playa de Varadero son cíclicos y las construcciones cercanas a la costa, y el allanamiento de la duna de arena producen trastornos en el proceso de recuperación de la playa.

Especialistas de la empresa Inversiones Gamma S.A, citados por la oficialista Agencia Cubana de Noticias, refirieron que entre abril y junio del año pasado se realizaron vertidos de arena en zonas de Varadero, como la caleta de Plaza América, y se demolieron estructuras de hormigón que limitaban el funcionamiento natural de la playa.

Varadero -situado a 140 kilómetros al este de La Habana-, cuenta con 21 mil 950 habitaciones hoteleras distribuidas en 52 instalaciones y desde 2008 recibe cada año más de un millón de visitantes extranjeros, según datos del Ministerio del Turismo (Mintur).

El acceso a ese destino turístico permanece restringido a los visitantes como parte del plan de enfrentamiento a la COVID-19 en Matanzas, debido a la tercera ola de la enfermedad en los últimos meses.

Sobre la rehabilitación de otras playas en el 2021, se refirieron a las de Cayo Paredón Grande, al norte de la provincia central Ciego de Ávila -donde se volcarán alrededor de 400 mil metros cúbicos de arena- y similares proyectos en Ancón, de Sancti Spíritus (centro), en El Salado, de la occidental Artemisa, y Cayo Largo, un islote ubicado al sur de Matanzas.

De las 505 playas existentes en Cuba alrededor del 86 por ciento presentan evidencias de procesos erosivos, que se manifiestan con el afloramiento de rocas en la zona donde rompen las olas, en la afectación a la vegetación costera y a instalaciones construidas muy cerca de la línea de costa, entre otras.

 

(Con información de EFE)