“Trabajo no para los cubanos”: médicos bolivianos protestan en calles

Profesionales de la salud bolivianos hacen una fuerte oposición en las calles a que el nuevo gobierno del Movimiento al Socialismo pague por brigadas médicas cubanas, lucrativo negocio del castrismo que ha sido denunciado como “trabajo forzoso”
Huelga de médicos bolivianos
 

Reproduce este artículo

Profesionales de la salud bolivianos hacen una fuerte oposición en las calles a que el nuevo gobierno del Movimiento al Socialismo (MAS) pague por brigadas médicas cubanas, lucrativo negocio del castrismo que ha sido denunciado como “trabajo forzoso”.

Cumplieron este martes 12 días de huelga con movilizaciones callejeras en diversas ciudades contra la Ley de Emergencia sanitaria promulgada por la administración de Luis Arce, legislación que abriría la puerta a la contratación de los cubanos.

La marcha en La Paz se hizo sentir con estribillos y petardos a su paso por las calles cercanas al Complejo Hospitalario de Miraflores, desde donde partió rumbo al centro histórico paceño para terminar en las puertas del Ministerio de Salud.

“Trabajo sí para bolivianos, trabajo no para los cubanos”, “Arce incapaz, ¿por qué no te vas a Cuba a gobernar?”, coreaban los trabajadores de salud, en alusión a un fragmento de la ley cuestionada que denuncian que permitirá la contratación de personal médico extranjero en desmedro de los profesionales bolivianos.

La protesta se llevó tanto aplausos de algunos transeúntes que les manifestaron su apoyo, como silbidos por parte de otros que les criticaron.

“La lucha va a continuar, sabemos que va a ser larga, que va a ser difícil porque es un Gobierno agresivo, violento, pero no vamos a permitir que lleguen cubanos, o que nos cataloguen como delincuentes", dijo a EFE el dirigente del Sindicato de Ramas Médicas en Salud Pública de La Paz, Fernando Romero.

Vestidos con sus mandiles blancos, los médicos de Santa Cruz, la ciudad más próspera de Bolivia y la más golpeada por la COVID-19, protagonizaron una masiva marcha ondeando banderas bolivianas y otras blancas con moñas negras en señal de luto por sus colegas que fallecieron en medio de la pandemia.

El personal de la salud también llevaba pancartas que mostraban los obituarios de sus compañeros fallecidos y a su paso hizo detonar petardos en rechazo a la ley de Emergencia Sanitaria que, según el sector, es “inconstitucional” y perjudicial para estos gremios.

“Abrogación, abrogación”, coreaban los centenares de médicos y enfermeras que también llevaban otras pancartas que denunciaban que la citada ley “llevará a la quiebra al sector privado de salud”.

 

Acción judicial

Según Romero, los profesionales de la salud salieron a las calles a denunciar “que en Bolivia es un delito pedir mejor salud y mejores condiciones para el pueblo”, además de una “persecución judicial” contra ese sector.

El médico aludió de esta forma a una acción popular presentada por un diputado oficialista en contra de la huelga iniciada por el sector de salud el pasado 18 de febrero y que se cumple parcialmente.

Esta acción fue rechazada en esta jornada al considerar la Justicia que los servicios de salud no están interrumpidos, según reportaron medios locales.

Romero insistió en que el oficialismo busca dejar al sector de salud “sin derecho a la protesta” y agregó que las próximas medidas de presión que se tomen serán “responsabilidad” del presidente Luis Arce.

También hubo manifestaciones en otras ciudades como la central Cochabamba y la andina de Potosí.

Los trabajadores de salud cuestionan la ley por considerarla contraria al derecho de protesta, además de permitir la contratación de personal médico extranjero –sobre lo que temen una llegada de “misiones médicas” del régimen cubano– y aprobar cláusulas de confidencialidad de los procesos de contratación de bienes o servicios que, a su juicio, restarán transparencia a la gestión de la crisis sanitaria.

El Gobierno de Arce descarta anular la norma y ha convocado a los movilizados a participar en su reglamentación, mientras que el mandatario ha lanzado duras críticas al sector en los últimos días.

 

¿Regresan las "Brigadas médicas" a Bolivia?

Bolivia y el régimen de Cuba acordaron el 11 de febrero el relanzamiento de sus relaciones económicas, comerciales y de “cooperación”, que habían quedado suspendidas con el gobierno interino de Jeanine Áñez en el país andino.

Con el restablecimiento de relaciones, los profesionales sanitarios, principal recurso a la mano del régimen para oxigenar su economía, podrían volver a Bolivia.

El doctor Fernando Romero, secretario ejecutivo del Sindicato de Ramas Médicas de la Salud Pública (Sirmes) de La Paz, Bolivia, declaró a finales de enero su rechazo a algunas de las medidas que contempla la Ley de Emergencia Sanitaria anunciada por el gobierno de Luis Arce.

El especialista denunció rotundamente la posibilidad de la llegada de brigadas médicas cubanas para el enfrentamiento a la COVID-19 en el país, y criticó la negativa de “la interrupción a la atención médica por paros y huelgas”, según reportó ATB Digital.

“Es un golpe bajo, una traición muy dura contra este sector que dio todo por la salud en el país (…) No vamos a permitir médicos cubanos por nada del mundo y menos que nos quiten el derecho a la protesta”, expresó Romero, quien detalló además que se realizará una “reunión nacional para tomar medidas”.

El nuevo presidente de Bolivia, Luis Arce, anunció tras ganar las elecciones generales en octubre pasado su disposición a restablecer las relaciones con la dictadura de Cuba, uno de los aliados políticos en el continente durante el mandato de Evo Morales Ayma, líder de su partido político, el MAS.