Régimen detiene y multa a madres sin casa en La Habana

Según activistas, las madres ocupaban el local por sus problemas de vivienda y su necesidad de sobrevivir. Detenidas a la fuerza, fueron multadas cada una con 2 000 pesos
 

Reproduce este artículo

Esbirros del régimen cubano detuvieron y multaron este sábado a la activista Zuleidis Gómez Cepero y cuatro madres que por sus problemas de vivienda ocupaban un local deshabitado en La Habana vieja junto a sus niños.

La detención, sin que mediaran órdenes o papeles de ningún tipo, fue denunciada por varios activistas de la sociedad civil independiente, que reclamaban la liberación de Gómez Cepero y las madres desalojadas a la fuerza.

Esposa del colaborador de ADN Cuba y uno de los acuartelados de San Isidro en noviembre pasado, Esteban Rodríguez, Gómez Cepero informó este sábado desde su perfil de Facebook que ya todas estaban en libertad, pero que les fue impuesta injustamente una multa que les será difícil pagar por su elevada cuantía.

“Mil gracias por todas esas personas que se preocuparon por mí y las demás madres. Ya estamos en casa, multadas cada una de nosotras con una cifra de 2000 mil CUP (unos 80 dólares al cambio oficial). Me pregunto de dónde madres solteras con problemas económicos van a poder pagar esa suma de dinero”, escribió la activista en su post.

Según explicó en una directa Anamely Ramos, las madres detenidas y multadas por el régimen son víctimas del problema de la vivienda en Cuba, “que no es secreto para nadie”.

“Estaban allí viviendo, haciendo sus condiciones y llegó la policía. Zuleidis las fue a defender y se las llevaron a todas para Cuba y Chacón”, detalló Ramos, al tiempo que aseveró que lo sucedido no forma parte de “realidades extrañas” en la isla.

“Así es la vida de muchas personas en ese país. Se arriesgan viviendo en edificaciones a punto de derrumbarse, por lo que se tienen que alojar en locales vacíos que el régimen otorga a conveniencia a cambio de lealtad.

Mujeres luchadoras que sobreviven estaban ahí en ese local porque no tienen donde estar. Viene la policía cerca de la hora de queda y con total impunidad las trata de sacar a la fuerza. ¿Hasta dónde?, cuestionó Ramos, otra de las acuarteladas en Damas 955 y que actualmente cursa sus estudios de doctorado en México.

“Después dicen al mundo que son de izquierda y que se preocupan por las personas, cuando es mentira. Lo único que hay en Cuba es precariedad y falta de horizonte”, criticó.