Régimen culpa a la COVID de que los camarones para exportar estén "desnutridos"

Para las autoridades del régimen, las ineficiencias del sistema siempre son culpa de otros. Por eso son capaces de decir que es responsabilidad de la COVID-19 que los camarones de exportación estén "desnutridos"
Ahora el régimen culpa a la pandemia de la COVID-19 porque los camarones para exportar están "desnutridos"
 

Reproduce este artículo

A nadie que conozca bien al castrismo debe extrañarle que ante cualquier ineficiencia o error del sistema se intente responsabilizar a otros. En esta ocasión, la culpa de que los camarones para exportar estén "desnutridos" es de la pandemia del nuevo coronavirus, según un artículo publicado este 4 de noviembre por el periódico estatal Escambray.

"Lejos está la camaronera de Tunas de Zaza de cumplir con los indicadores productivos previstos para este año. La crisis mundial generada por la pandemia de la COVID-19 causó estragos en el cultivo de la especie, no solo en Sancti Spíritus, sino en el resto de las unidades de este tipo en el país".

Escambray alega en su texto que el decrecimiento en la producción de camarones se debe a la falta de insumos y del pienso con que se alimenta el marisco durante más de cuatro meses, situación que "truncó el propósito de alcanzar las 950 toneladas planificadas por Cultizaza para este año, casi todas incluidas en un cronograma de exportación".

La realidad detrás de esto es que el régimen atraviesa desde 2018 por una profunda crisis que le ha impedido acceder a muchas materias primas e insumos en el mercado internacional, lo que ha significado que hasta la fecha solo se hayan podido capturar poco más de la mitad de toneladas de camarones previstas en sus planes.

Aun así, directivos de la Unidad Empresarial de Base Cultivo del Camarón refirieron que para el cierre de diciembre pueden llegar a las 700 toneladas que fueron reprogramadas.

En conversación con Escambray, Luis Orlando Rodríguez Gutiérrez, director de la empresa, aseguró que "aunque hasta la fecha se reportan 458 toneladas capturadas, si se tiene en cuenta la biomasa que permanece en los estanques y el reinicio de la entrada del alimento importado, con una cobertura de hasta cuatro meses, es casi seguro que para el cierre de diciembre puedan alcanzar las 700 toneladas que fueron reprogramadas, atendiendo a las potencialidades reales".

"Si bien es cierto que no cumpliremos con lo planificado para este 2020, comenzaremos un 2021 con biomasa en desarrollo y al cierre del primer trimestre estaremos triplicando las capturas y de esta forma podremos recuperarnos para seguir invirtiendo en la cría del crustáceo", dijo Rodríguez Gutiérrez.

Por otra parte, el directivo aseguró que "desde hace varios días comenzó la venta de camarón de cultivo en la red de tiendas de la cadena Cimex en la provincia", de lo que se deduce que los precios de este producto están muy alejados del salario promedio, sin descartar que su venta sea en moneda libremente convertible (MLC), algo que no aclararon ni Rodríguez Gutiérrez, ni el periódico Escambray.

Recomendaciones

 

Relacionados