Esto es Cuba: Camarones para exportar y masa de croqueta para el pueblo
Sabemos que lo bueno que se produce en Cuba es para el turismo o para exportar. Pero molesta que un medio oficialista venga a hablarnos de una empresa que produce camarones para afuera y masa de croqueta para el pueblo
Producción en la Episur. Foto: Radio Cadena Agramonte

Los medios oficialistas de Cuba suelen meter la pata hasta home, como se dice en la isla, mucho más de lo que seguramente a los ideólogos del régimen les gustaría. Es eso, o que se preferencia un culto sádico al cinismo.

Muestra del punto es el inocente, o ingenuo, vaya usted a saber, reporte de un medio local camagüeyano este lunes sobre la Empresa Pesquera Industrial de Santa Cruz del Sur (Episur), que elabora “variados productos destinados a la población de la capital provincial y otros territorios”, así como a la exportación.

Podría parecer un reporte más de cualquier medio oficialista cubano, de esos en los que se ve la comida que a diario no ve ni puede tener el cubano común en su mesa. Como se suele decir, para ver papas y llenarse en Cuba, basta con ver el Noticiero de las 8 PM en tiempos de cosecha.

Sin embargo, lo curioso de este reporte, de Radio Cadena Agramonte, es que descarnadamente deja ver cómo dicha empresa pesca y procesa camarones y pescados buenos para exportar, mientras que produce masa de croqueta para el pueblo. Quizás lo bueno del mar desvíe a los cubanos ideológicamente, y la masa de croqueta ayude a ratificar el compromiso con la “revolución” y sus supuestos ideales, pero eso no lo explica el artículo.
 

 

Lo que sí explica es que “el estofado de pescado, troncho de pescado en aceite y en tomate, puré de tomate frito y natural, la masa de croqueta, la pasta para panes, dulces en almíbar y paquetes de papas”, son algunos de los conformados que se producen en la Episur a partir del “procesamiento industrial de especies marinas, y de viandas y frutas”.

Dichos productos van destinados al consumo nacional, a la vez que, se dice sin pudor ni sonrojo, la Episur procesa cerca de 10 toneladas diarias del camarón de cultivo como parte de su “industrialización de especies con destino a la exportación”.

Además del camarón, que se procesa para turistas y la exportación, con fin similar se trabajan “variedades marinas como el pargo, la cubera, la biajaiba y la rabirrubia”. “También tienen como destino el mercado exterior y para lograr los requisitos de calidad e inocuidad que exige el cliente, allí clasifican los pescados por talla y se separan los que muestren algunos daños mecánicos o físicos”, agrega el diario, sin decir, aunque es de suponer, que quizás esos ‘dañados’ sí pueden destinarse al consumo interno.

 

 

Nada que, más allá del camarón o la masa de croqueta, lo cierto es que el mar de la isla, y sus riquezas naturales, no son ya disfrutados por todos los cubanos por igual. Sabemos que es así desde hace años, pero por si faltara poco, hoy un medio oficialista viene a restregárnoslo en la plena cara. Afortunadamente, aunque seamos muy alérgicos a los mariscos, por sólo leer de ellos no nos vamos a hinchar, aunque sí algunos a inflamar de indignación.