Prensa del régimen publica solo mentiras sobre el Movimiento San Isidro
No han pasado 24 horas y ya el Ministerio de Cultura de Cuba, Cubadebate y el portal CubaSi no se han mostrado muy sutiles a la hora de destilar veneno contra el Movimiento San Isidro, contradiciendo y desacreditando lo sucedido este viernes
Foto tomada de Facebook
 

Reproduce este artículo

No han pasado 24 horas y ya el Ministerio de Cultura de Cuba, Cubadebate y el portal CubaSi no se han mostrado muy sutiles a la hora de destilar veneno contra el Movimiento San Isidro, contradiciendo así lo que se acordó este viernes cuando prometieron la apertura de un canal de diálogo con el arte y la expresión independiente, así como interceder para el cese de la represión y el hostigamiento a los mismos.

Tal papelazo por parte de la dictadura solo muestra dos cosas: o sus adeptos no son muy inteligentes, o andan en actitud desafiante y queriendo tirar por tierra la jornada de ayer donde se habló de diálogo y respeto.

 

En las publicación realizadas por los portales oficialistas cubanos dejan saber su postura hipócrita antes lo ocurrido donde se desconoce al Movimiento San Isidro y sus reclamos.

Los temores de muchos, luego de los los acuerdos alcanzados por el Ministerio de Cultura del régimen (Mincult) y artistas y miembros de la sociedad civil ya comienzan a tomar forma. Para muchos, la entidad oficialista sólo trató de aminorar los ánimos de los centenares de cubanos aglomerados ante su sede por horas al conceder una reunión con 30 de ellos y prometer la apertura de un canal de diálogo con el arte y la expresión independiente, así como interceder para el cese de la represión y el hostigamiento a los mismos.

 

Bajo el título “Las farsas del Movimiento San Isidro en Cuba”, la entrada de la web oficialista de Cubadebate suma las publicaciones que los órganos de propaganda del régimen y los defensores de éste en redes sociales han hecho contra la manifestación de los activistas que exigen la liberación de Denis Solís y el cese de la represión en Cuba, dejando saber su postura represiva a todo aquel que se atreva a disentir, ya sea de obra, pensamiento o acción.