Organizaciones feministas piden acción a la FMC ante represión en el Mincult

Organizaciones feministas de la sociedad civil instaron a la FMC a actuar para evitar la repetición de actos violentos contra mujeres por parte del régimen, como los de este miércoles en el Mincult
Entre los manifestantes hubo varias mujeres
 

Reproduce este artículo

Organizaciones feministas de la sociedad civil independiente de Cuba pidieron este jueves a la oficialista Federación de Mujeres Cubanas (FMC) que se posicione a favor de los derechos de la mujer y actúe para evitar la repetición de hechos como los ocurridos la víspera en la sede del Ministerio de Cultura, donde varias mujeres fueron violentadas y reprimidas por funcionarios y acólitos del régimen.

Mediante una carta abierta dirigida a la secretaria general de la FMC, Teresa Amarelle Boué, la Red Femenina de Cuba, la Alianza Cubana por la Inclusión y Mujeres Democristianas de Cuba instaron además a la organización creada por el gobierno cubano para monopolizar el activismo político de las mujeres que “promueva, acelere e impulse la promulgación de una Ley Orgánica contra la Violencia de Género”.

“Estas leyes orgánicas son las relativas al desarrollo de los derechos fundamentales y de las libertades públicas. Una ley orgánica no es una ley coyuntural. Tiene un procedimiento singular y complejo para su anulación, modificación o derogación”, precisa el documento, que no sólo condena y lamenta la violencia y represión que sufrieron las y los manifestantes este miércoles, sino también la que continuamente sufren “las mujeres cubanas que difieren de los postulados oficiales, simplemente por expresar, con todo derecho, lo que piensan, sienten y desean”.

Sobre esto último, la misiva detalla que:

Las mujeres que injustificadamente fueron detenidas ayer 27 de enero, frente al Ministerio de Cultura, fueron maltratadas por la autoridad. Desgraciadamente no fue el de ayer un caso aislado. Las activistas independientes de derechos humanos son encerradas en las patrullas a pleno sol hasta que llega el momento del interrogatorio; abandonadas en las oficinas solas durante largas horas; desnudadas para buscar en sus partes íntimas grabadoras; de igual manera les son confiscados los móviles de su propiedad; son abandonadas en las calles a altas horas de la noche cuando dan por concluido el ‘supuesto’ interrogatorio; son víctimas de actos de repudio y de campañas de descrédito en la televisión nacional y en medios de prensa oficiales; han sido golpeadas; son vigiladas y cercadas en sus casas con el objetivo de aislarlas, silenciarlas y desprestigiarlas.

Las organizaciones feministas firmantes del documento consideran que la FMC no actúa en concordancia con los valores para los que supuestamente fue creada. En tal sentido, recordaron a la entidad oficialista en el documento que “la violencia de género no es una patología social que se reduzca al ámbito privado”.

“Por ello esperamos que la FMC, que está estructurada sobre una base territorial, desde el nivel nacional, provincial y municipal, y formada por secretariados profesionales y comités, utilicen estas estructuras para impulsar los valores para los que fue creada, la auténtica igualdad y emancipación de la mujer en todos los ámbitos”, concluyeron en su documento.

Esperamos que la FMC utilice sus estructuras para impulsar los valores para los que fue creada, la auténtica igualdad y emancipación de la mujer en todos los ámbitos”.

La de este jueves no es la primera carta que organizaciones feministas independientes del régimen dirigen a la FMC. El pasado 4 de noviembre también se dirigieron a Amarelle Boué para felicitarla, así como a todas las mujeres de Cuba, por la aprobación en el Consejo de Ministros de la “Propuesta de Programa Nacional para el Adelanto de las Mujeres”.

Dicho programa se supone sea “una actualización necesaria de las acciones que sobre el tema se han producido desde 1959”, según declaró la secretaria general de la organización femenina oficialista, y ello fue motivo de alegría también para las agrupaciones independientes, que calificaron la aprobación como “un paso muy necesario”.

Este miércoles 27 de enero la policía política de Cuba renovó el acoso y los “arrestos domiciliares” arbitrarios que acostumbra a realizar contra activistas y artistas independientes críticos del castrismo.

Poco más de una docena de integrantes del 27N, que acordaron una nueva ronda de negociaciones con el viceministro Fernando Rojas, y del Movimiento San Isidro volvieron a plantarse frente al Ministerio de Cultura para exigir libertades y el fin de la represión contra los disidentes, los críticos y los “raros”.

Luego de intercambios acalorados, con golpes incluidos de burócratas culturales del régimen y probablemente de efectivos represivos vestidos de civil a los manifestantes, y de un acto de repudio orquestado por la Seguridad del Estado, el plantón fue disuelto.

El régimen desalojó a los manifestantes, muchos de ellos mujeres, en un ómnibus donde fueron agredidos verbal y físicamente. Con tales prácticas el sistema castrista evidenció, una vez más, que hay reclamos populares y artísticos que no está dispuesto a atender ni mediante el diálogo. 

Para el 27N y el Movimiento San Isidro, así como para la amplia mayoría de las iniciativas surgidas de la sociedad civil independiente, su única respuesta es la represión, sin distingo de sexo, edad, estado de salud o condición alguna.